::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI


¡ME HAN AYUDADO A CRECER!
¿Quién te ha ayudado en tu vida?
En esta sección puedes presentar la vida o un hecho de vida de una persona (viva o resucitada, laico o consagrado) que como "discípulo Misionero" te haya ayudado a madurar en tu vida de fe.
Puedes escribir un texto de hasta 2.000 caracteres y subir dos fotos en formato .jpg o .gif de no más de 1 mb.

7 Testimonios recibidos


Zilda Arns, Médico Voluntario, muerta en terremoto de Haití


Por su parte, en un sentido artículo publicado por Folha de São Paulo en su edición del 14 de enero 2010, el célebre teólogo Carlos Alberto Libánio Christo, más conocido como fray Betto, refuerza la idea tantas veces relatada por la propia Zilda acerca de que su programa se basaba en el Evangelio de San Juan por aquello del milagro de la multiplicación de los panes y los peces para satisfacer el hambre y la necesidad del pueblo. También subraya Betto la apelación al método de educación popular de Paulo Freire seguido por la Pastoral del Niño al convertir a los voluntarios en auténticos agentes multiplicadores.
Tampoco olvida la experiencia compartida con ella en 2004 cuando ambos debatieron con las autoridades la conveniencia o no de cambiar el plan "Hambre cero" por la "Bolsa familia". Allí con mucha determinación la doctora Arns se opuso a la eliminación de los comités gestores "por destruir una capilaridad popular que fortalece el empoderamiento de la sociedad civil (...) por reforzar el poder de los prefectos y legisladores municipales que no siempre priman por la ética y la transparencia en el trato de los fondos públicos. El gobierno no debe temer la presencia de la sociedad civil, representada por los comités gestores".
Por último, Betto concluye su despedida de Zilda nominándola "con el título perenne de madre de la patria", madre de Brasil, por todo lo realizado por los miles de jóvenes y adultos que sobrevivieron a la extrema pobreza en la que nacieron.
"Zilda Arns nos deja de herencia el ejemplo de que es posible cambiar el perfil de una sociedad con acciones comunitarias, voluntarias de la sociedad civil, cada vez que el poder público y la iniciativa privada permanezcan indiferentes o realicen simulacros de responsabilidad social".
 
Carlos Alberto Libánio Christo, teólogo Más conocido como fray Betto
 


PADRE CARLO ANTONIO CITTADINI STEFFINI.

UNA VIDA DE SERVICIO.

Desde niño fue muy cercano a la iglesia, ingresa al seminario de la Congregación Sagrada Familia de Nazareth, del Beato Padre Piamarta, a muy temprana edad, realizando su noviciado en el año 1941, su primera profesión religiosa, como hijo de Padre Piamarta, es el día 15 de septiembre del año 1942 a la edad de 18 años. Estudia Filosofía y Teología. Su profesión perpetua como religioso Piamartino es el 15 de septiembre del año 1946. Donde comienza su ejemplar labor evangelizadora, dedicada especialmente a los niños y jóvenes más necesitados. Es ordenado sacerdote el día 25 de junio del año 1950 en la ciudad de Brescia, Italia.

DIVERSIDAD DE TAREAS REALIZADAS.

Entre sus labores como hijo del padre Piamarta, se desempeña como:
• Asistente del oratorio, en Manerbio -Italia entre los años 1950-1953
• Vicerrector del Instituto Piamarta, entre los años 1953-1954
• Vicario Parroquial en Roseto degli Abruzzi, entre los años 1954-1955
• Profesor del Instituto Sagrado Corazón entre los años 1955-1957
• Estudiante Universitario en Pavia, entre los años 1957-1958
• Vicerrector del Centro de Formación Piamartino, en Pergola, entre los años 1958-1959.

• En 1960 obtiene el título de Doctor en ciencias matemáticas, en la Universidad de Pavia.
• Director y Profesor del Instituto Bonsignori entre los años 1959-1975

 

DECIDE OFRECERSE COMO MISIONERO.

Su condición de religioso piamartino lo llevó a ponerse a disposición del superior general de nuestra congregación, para embarcarse como misionero a Brasil.
En Brasil se desempeña como Párroco y profesor en Ponta Grossa (sur de Brasil) donde construyó la actual parroquia de nuestra Señora de la Salud, entre los años 1975-1981.
Fue Director espiritual de jóvenes en Fortaleza (norte de Brasil) entre los años 1981-1984, en la parroquia Nuestra Señora de Nazareth.

SU LLEGADA A CHILE.

Llega a Chile en el año 1984, siendo enviado a Santiago como representante legal de la Congregación Religiosa Sagrada Familia de Nazareth, al llegar vivió algunos meses en la casa del Clero de Santiago, acompañado por Monseñor Sergio Valech Aldunate, quien se desempeñaba como vicario general de la Arquidiócesis de Santiago.

Padre Alfonso Alvarado, Párroco de Nuestra Señora del Carmen de la comuna de Maipú, de la cual dependía la Escuela Parroquial, siempre tuvo el deseo de entregar la escuela a una congregación religiosa, materializándose el 1 de octubre de 1984, cuando la Congregación Sagrada Familia de Nazareth, bajo la inspiración del Reverendo Padre Carlo Cittadini Steffini, llegaba a Santiago de Chile.

CONSTRUCCIONES DE GRANDES COLEGIOS.

Dentro de las labores como Director de la Escuela, Padre Carlo realizó la ampliación de la escuela parroquial de 800 alumnos a más de 6.000. De ser sólo para varones, integró a las niñas dentro del establecimiento educacional. Remodeló las infraestructuras del establecimiento y pasó a ser llamado Centro Educacional Piamartino Carolina Llona de Cuevas, con jornada escolar completa el año 2000.

Siempre ideó la creación de un seminario Piamartino, que abriera las puertas a los jóvenes de nuestros establecimientos educacionales con inquietudes a la vida religiosa y sacerdotal, materializándose el día 04 de Marzo de 1990.

También motivado por el carisma de P. Piamarta, inicia el 25 de Abril de 1990 el Hogar de Menores Beata Laura Vicuña, casa piamartina, para niños, niñas y jóvenes en riesgo social, dedicado a dar familia a quien no la tiene.

Su deseo de abrir nuevas oportunidades a los jóvenes y siguiendo las motivaciones de Padre Piamarta de entregar una educación a la vida cristiana a través del trabajo, la familia y la sociedad; padre Carlo inicia la creación de un nuevo colegio llamado Piamarta ubicado en la Comuna de Estación Central, en 1992. Convirtiéndose conjuntamente con el C.E.P. Carolina Llona de Cuevas, en los colegios de mayor matrícula en nuestro país.

En Talca inicia la construcción del Colegio Juan Piamarta, en el año 1993. Colegio que en la actualidad atiende a cerca de dos mil alumnos gratuitamente.

TRABAJO CON ADULTOS.

Padre Carlo nace el 14 de abril de 1924, en la ciudad de Pilzone d´Iseo, localidad de Brescia, Italia. Fue el impulsor de la obra PIAMARTINA en Chile, construyendo colegios, hogares, talleres de servicio. Hijo del matrimonio compuesto por Andrea Cittadini y Bernarda Steffini. De cuyo matrimonio nacieron Julio, Antonio, Carlo, María y Rosa.Fallece el 28 de febrero de 2010.

En el año 2001 inicia la Fundación Santa María del Trabajo con colegio vespertino de adultos para aquellos que han desertado de los establecimientos educacionales existentes, y han debido, a temprana edad, trabajar para mantener a sus familias .y también para adultos que deseban terminar su enseñanza media.

A contar del año 2004  Padre Carlo se encuentraba en el Seminario, trabajando siempre en apoyo a la educación y orientación de los jóvenes y la comunidad en general, que acogen los Colegios y la Fundación Juan Piamarta.

El 28 de febrero de 2010 nos ha dejado, tras una vida enorme de servicio.

 
P. Humberto Loyola
 


Mario Hiriart

Queremos compartir este testimonio que nos han enviado contándomos más sobre la oración escuchada en el caso de Pablo Allard. 

Primero algo de Pablito y sus padres.

La abuela Verónica Risopatron, la "Mame", ha sido el angel bueno.

Roberto Méndez, abuelo, antiguo compañero de schoenstatt.

Los abuelos Allard son magníficas personas y muy cercanos..

Pablo Allard papá de Pablito es un ser extraordinario. Además de ser doctor en arquitectura de Harvard, ganador de proyectos internacionales y profesor de la UC, es un ser de simpatías desbordantes. Su esposa, la Alejandra Méndez, profesora, luchadora, también una gran mujer. Madre de Pablito (7) y Max (4)..

La enfermedad de Pablito

Pablito, hace 4 años presenta un cancer muy difícil en un riñon (Sarcoma de células blancas ). Como Alejandra es ciudadana de USA y Pablo hacía proyectos con Harvard, someten a Pablito a tratamiento en el Children Hospital de Boston.

Un año de quimios y sufrimiento.

Vuelven a Chile. En uno de los chequeos reaparece el cáncer en la parte posterior de la cabeza. Otro año de tratamientos horribles. Detalles fabulosos de sufrimiento. Recambio de médula. El niño es Jesús en la cruz.

Aparentemente sano, vuelven a Chile. En el próximo chequeo se descubre una metastasis en la Tiroide. Caso único en el historial médico mundial. Se lo extirpan. Vuelven a Chile.

Hace un mes, aprox, parte nuevamente Pablo y Pablito a Boston. Van con el alma apretada. Viene el examen.Un nódulo del cuello, aparentando tumor, no era cancer.Pero las radiografías y escaner del pecho, sin lugar a dudas, es cáncer.

En el mejor hospital del mundo. Los médicos más experimentados. Dicen : no hay duda ,es cáncer. La dificil biopsia se llevará a cabo el  miércoles 9 de agosto.

Ese día 2 de agosto, las esperanzas se derrumban.

Alejandra le escribe un mail a su madre donde le dice( más o menos) : pídamosle , y sólo a él, un milagro de sanancion a ese señor Mario Hiriart. Si me responde me haré promotora de su causa. Estas no son las palabras, pero sí  la idea.

El domingo 6 celebramos una misa en Bellavista, en la capilla de San José. La misa la oficia Cristian del Campo, sacerdote Jesuita. Fueron los padres y apoderados, compañeritos. Y 100 rosas rojas en el altar.

Me tocó improvisar una explicación de quien era Mario Hiriart. Después de la misa ,cada uno con su rosa, rodeamos la tumba de Mario.

En un momento tuve que volver sobre Mario. Y nada más ocurrente se me da por decir:"Hoy el Padre Dios nos regala el poder total sobre el corazón de Mario. Y Mario tiene el poder total sobre el corazón de su padre José K., y José tiene el poder total del corazón de María. Y María tiene el poder total sobre el corazón de Cristo. Y Cristo tiene el poder total del Corazón del Padre Dios"

Por  eso fue sentir una maravillosa experiencia de Cielo. Nuestra oración fue : Hágase tu voluntad, Señor.  Dios oye y responde a las oraciones:

Pablo papá se fue de Boston a Nueva York , ese domingo,para empalmar con un vuelo a Santiago. Debía volver a deshacer trabajo y casa. Alejandra el lunes busca otra vez departamento. Va a firmar y la interrumpe un llamado urgente de la jefa del Hospital (un ser inalcansable). Le dice a Alejandra: hoy ha vuelto el radiólogo y revisa el caso de Pablito y dice que en esos tan estudiados exámenes NO HAY CANCER.

Pablo papá había perdido el vuelo a Chile. Estaba haciendo hora en San Patrick. Ahí lo llamó  la Alejandra. Lloraba Pablo, la Ale y nuestro Señor.

El resto de la historia se está viviendo. El miércoles 9 la biopsia certifica que no hay cáncer.  Dijimos que Mario siempre luchó contra su cancer. Y en 33 años había conquistado la santidad. Pedíamos por la santidad de Pablito.

Mario se hizo presente y obró un tremendo milagro de Amor. Esta convicción no  nos las arrebatará nadie.

Este no es un relato oficial. Quizás si se juntan varios relatos de estos, se podrá escribir la historia oficial.

Este sábado van a la tumba de Mario a agradecer, esta vez acompañando a Pablito y sus papas los que fueron el otro domingo.

Pancho Matte
 
Francisco Matte
 


Padre Alfonso Baeza

A través de los medios de comunicación, nos ha tocado conocer las debilidades humanas de hombres que optaron por la vida religiosa, por la vida sacerdotal.

Pero también hay hombres  que ejercen su ministerio con fidelidad al evangelio y el centro de sus vidas es la persona de Jesucristo. La semana pasada uno de estos hombres cumplió 50 años de sacerdocio.  Se trata del padre Alfonso Baeza.

 El padre Alfonso ha estado vinculado a los trabajadores, a la pastoral social, a la pastoral de los refugiados, a la pastoral carcelaria, a la defensa y promoción de los derechos humanos, etc. No podemos negar que no siempre ha sido comprendido ni desconocer que su labor pastoral ha sido interpretada como una labor de inspiración política.

Pero lo central es que le padre Alfonso ha sido un sacerdote sencillo, cercano, que ha dedicado su vida a acoger, que no se ha creído superior al resto y que nos ha mostrado a la persona de Jesucristo en forma concreta y nos ha enseñado a vivir el Evangelio no como una moral, sino como una buena noticia.

 

El padre Alfonso, con su forma de vida, nos muestra que, a pesar de nuestros defectos, es posible conocer a la persona de Jesucristo y vivir con fidelidad a al buena nueva del Evangelio. Este es el valor su testimonio: que lo extraordinario de la buena nueva del Evangelio es posible vivirla de una manera oridnaria y accecible para todos.

 
Juan Eduardo Baeza
 


Una experiencia que surge de un testimonio de una comunidad cristiana, que comparte la Misa y la Mesa, en Barraza, un pueblo patromonial al interior de la IV región de Chile.

Una tarde muy especial. Un testimonio de una Comunidad Cristiana.

Me llamó la señora María y me dijo que una comunidad cristiana, quería pasar una tarde diferente. Me preguntaba si las podía recibir en la Parroquia, en ese tiempo en Barraza (IV Región de Chile). Mi respuesta fue de inmediato afirmativa; quise recibirlos con los mejores sabores y olores del campo para la mesa de la media tarde: panes blancos e integrales, recién amasados en horno de barro; huevos revueltos de gallinas de campo –alimentadas con maíz y trigo-; palta en rebanadas y palta con ajo; quesos frescos y añejos, de cabra y de vaca; mermeladas caseras de: damascos, sandía, tomates, alcayota,…, queque con huevo de gansa, mouse de frutillas y lúcumas, paté de hígado de ganso, jamón tipo serrano de los cerdos de la casa y tranquilamente curado por un par de años,… todo cuidadosamente colocado sobre un extenso mantel blanco; junto a leche de las vacas ordeñadas en la mañana por su dueña, la señora Irma, té remojado, café de granos recién molidos, hierbas naturales para las combinaciones de infusiones con los mejores resultados,… colores y olores de recordar con solo hacer correr la imaginación, que traen al recuerdo sentimientos y dedicaciones ancestrales…

De los asistentes hubo quienes comieron como en patio de comida rápida, pero otros se dedicaron a degustar y comentar cada sabor y sus combinaciones más preciadas, haciendo con los demás un diálogo entretenido y fraterno. La interacción entre ellos, el intercambio de opinión de las sensaciones, sentimientos y pensamientos los movió a los recuerdos y deseos más preciados, los remontó a las caricias de la abuela o de la tía regalona, al desayuno con el abuelo o a la tertulia con el papá y los amigos de infancia y juventud, les hizo recordar aquellas sabias palabras, anécdotas, consejos y ejemplos de vida,.. que creían habían sido borrados de sus memorias y que asociadas a los sentimientos brotaron en los pensamientos y salpicaban de los recuerdos a la renovación de las mejores intenciones.

Las expresiones más profundas del amor sentido y vivido los hizo revelar las concreciones más profundas de su ser para recordar las adhesiones y motivaciones que los llevaron a dar curso a sus vidas hasta hoy. Se despidieron con el gozo de querer repetir la experiencia y profundizar con colores, sabores y olores, que creían haber olvidado y agregar otros desconocidos, gracias a las historias de los demás. Pensamientos y sentimientos interactuando indican la orientación e identificación del ser humano con su intimidad en la conciencia y su relación con los demás y con Dios.

Te quiero dar gracias Señor por esta vivencia en comunidad. En ella vamos adquiriendo el gusto y los pensamientos de Dios. Ellos que nos llevan a TI y provienen de TI. Con ellos llegamos a la actitud del discernimiento que nos mueve a la apertura más continua y cercana del Espíritu de Jesucristo que nos da la certeza de la experiencia que Dios se comunica en la dimensión constante del amor que desde la humildad nos mueve a la docilidad de la apertura para experimentar la libertad de seguir y permanecer en Cristo.

Quiero alabarte Señor, como los apóstoles, que luego de la resurrección del Señor, volviendo a su trabajo habitual, la pesca, ante los pocos resultados de su trabajo, se les presenta Jesús el Resucitado, y lo reconocen, haciendo lo que les encarga, pescan milagrosamente y al regresar a la orilla se encuentran con la calidez del fuego encendido donde compartieron pan, pescado, afecto y diálogo en la profundidad del Amor. Gracias Señor por la comunión y el amor que surge en la comunidad que creaste para nosotros. Nada más saltar a tierra, ven preparadas unas brasas y un pez sobre ellas y pan.

Jesús les dice: “traigan algunos de los peces que acaban de pescar”. Jesús les dice: “Vengan y coman”. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: “¿Quién eres tú?”, sabiendo que era el Señor. Viene entonces Jesús, toma el pan y se lo da; y de igual modo el pez. Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: “Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?” (Jn 21, 9-10. 12-13. 15a)

 
Carlos Bolelli Serra
 


P. Juan de Castro Reyes

Para quienes tuvimos la gracia de conocerle más a fondo, nos quedamos con su presencia llena de alegría, sencillez, buen humor unido a su gran capacidad intelectual que le llevó a tener una generosa producción de escritos y seminarios entregados todo con el fin de ayudar a las personas a vivir mejor, a ser más personas. Variadas palabras escuchamos sobre su persona. Todas refiriéndose a las bondades que Juan de Castro había testimoniado en su vida. Nadie que le conoció puede echar de menos algún gesto, alguna sonrisa o franca carcajada, alguna palabra de cariño y sabiduría, o alguno de sus certeros dichos para las diferentes situaciones del diario vivir. (En esto, especial mención merece su delicadeza para el trato con las damas…)

Mucho se podrá decir de lo que Juan de Castro realizó en su paso por este mundo: sirvió como Vicario General de la Arquidiócesis, Vicario de distintas zonas de Santiago, Vicario de la Solidaridad, Rector del Seminario Pontificio Mayor, Profesor de la Facultad de Teología y Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica, y Vicario para la Educación donde tuve el regalo de Dios de acompañarle como su Secretario Ejecutivo por largos 12 años. Allí fui testigo, junto a quienes le acompañamos como equipo de trabajo, de su amor por la oración, la contemplación y el estudio. Ninguna reunión se hacía sin la presencia de la Palabra de Dios y sus hermosos comentarios. No era de extrañar que una larga conversación acerca de las cosas más simples y a la vez profundas de la vida se terminara con una oración de gratitud al Señor por haberse revelado de manera delicada y sencilla. Siempre admiré su capacidad de hacer fácil lo que humanamente no lo es.

Tuve la suerte de escuchar varias alocuciones que en distintos lugares él realizaba. Lo mismo en una clase magistral universitaria como en una reunión pastoral con profesores o gente sencilla. En todas las oportunidades era el mismo lenguaje sencillo y la misma extraordinaria profundidad que hacía que sus palabras llegaran al alma de quienes las acogíamos. Juan, al igual que su Señor, también hablaba con “autoridad”. Interminable filas de personas: profesores y profesoras, religiosas, seminaristas, sus hermanos sacerdotes, amigos y diferentes organizaciones llegaban a la Vicaría en busca de un consejo, de un acompañamiento espiritual, de una solución para sus dificultades, o simplemente para compartir un rato de amistad… al final de la tarde, cansadísimo pero feliz de haber sido recurso para otros, se hacía el tiempo para comentar situaciones, planificar nuevos proyectos, y compartir las enseñanzas recibidas de la gente. La urgencia nunca le ocultó lo importante. En ocasiones ante alguna rápida consulta sobre la cual había que tomar una decisión, él me comentaba: “Por Dios que cosa tan bonita escribí…..” la decisión esperaba pues aquello iba a “hacer mucho bien a las almas”. Luego se daba el tiempo para el trabajo y lo que había que resolver. Así fueron surgiendo no sólo una infinidad de artículos acerca de la formación de las personas o grandes libros del P. Juan sino también importantes documentos para la Iglesia y para el país: Participó en el Comité Técnico de Educación para la Reforma Educacional, trabajó en las Orientaciones Pastorales para la Escuela Católica que publicó el Señor Cardenal Carlos Oviedo, de quien hizo propia su inquebrantable decisión de que la Iglesia jamás debía abandonar sus colegios. Colaboró con los nuevos programas de Religión para la Conferencia Episcopal, presidió la Comisión Sinodal de Educación y participó en otras comisiones sinodales, dirigió personalmente la ejecución de distintos programas de apoyo a los colegios, etc. Un solo norte inspiraba su acción: La gente y sobre todo los pobres.

Todo lo que se realizó en la Vicaría para la Educación fue por que “hay que servir a los pobres, compañero… ¡estamos para eso!”. Así se fueron gestando iniciativas que hasta hoy son hermosas realidades al servicio de la Educación. Se consolida la Fundación Sepec y la Corporación Educacional del Arzobispado, se crea la OTIC Alianza y, a raíz del IX Sínodo, surge la Fundación Belén Educa. La Revista Evangelizar Educando se masifica para llegar a todas las familias de los colegios de la Iglesia. Todas realizaciones pensando en las escuelas de más bajos recursos donde trabajan los profesores con menos posibilidades de perfeccionarse, se educan los niños más pobres y están las familias más necesitadas. Su incesante búsqueda por servir a las personas lo llevó a encontrar, en este último tiempo, en la Orden de Predicadores de los Padres Dominicos un lugar de acogida y de entrega. Sus grandes intereses: la Oración, la Contemplación y la Predicación, entendida como la enseñanza, le llevaron a sentirse en este lugar como en su propia casa. Cierta vez me confió que un Obispo le habría dicho en su juventud “Tú tienes vocación de Dominico….”. Eso le quedó siempre resonando en su interior hasta que da el paso de solicitar su ingreso, realizando su Noviciado para posteriormente hacer sus votos en esta querida Orden de Predicadores. Por último y junto con dar Gracias infinitas a Dios por Su visita en la persona de Juan de Castro, comparto con ustedes un sueño que Juan, ya en la clínica, le confió a una amiga común, Cecilia, y que ella lo transcribió y me lo envió: En una de mis visitas al hospital, él me dijo: "¡NO HAY MUERTE! Todo es evolución y transformación."." Voy a Contarte un cuento y cree en él. Estaba yo durmiendo y una suave brisa me eleva al espacio infinito, cuando abro mis ojos, me encuentro en el centro del universo, se hizo presente Dios, reconocí su presencia eterna... ¡era la Trinidad acogiéndome y revelándome todos los misterios de la vida! Encontré solo gozo. El Universo me envolvía, como un niño acunado por el amor profundo de su madre, se extendían los brazos de la vida eterna por cada célula de mi cuerpo haciéndome parte de todo lo existente. En ese momento eterno yo era uno con el Padre, latía en mí una inefable sensación de sublimidad, yo estaba trascendiendo más allá de la existencia y estaba adentrándome en toda la creación, haciéndome parte de ella de modo consciente... ese fue mi encuentro con Dios... Necesito escribir un libro que se llamará "El Dios en el que Creo".

Cuando término de narrarme su experiencia me sentí poseedora de un misterio profundo, agradecí la riqueza de sabiduría que se me daba en gratuidad... Si, Juan, somos poseedores de un gran tesoro: Ese Dios que nos revelaste con tu vida… ¡ VALE LA PENA ¡ Pedro Flores Huerta, Diác.

 
Pedro Flores Huerta
 


Juan Pablo de Castro Reyes . (29 de julio de 1933 - 16 junio 2007). Sacerdote y sicólogo en 1974). Sirvió en la Iglesia de Santiago por más de 40 años. Fue ordenado sacerdote el 27 de mayo de 1961. Colaboró estrechamente con los cardenales Raúl Silva Henríquez, Juan Francisco Fresno, Carlos Oviedo y Francisco Javier Errázuriz.

A Juan lo conocí siendo yo un adolescente serenense, no en persona, sino por la prensa, la revista Solidaridad, que en esos tiempos casi se repartía a escondidas. Más tarde tuve la suerte de trabajar con el.

Fueron seis ocho años de compartir la mesa de trabajo, la mesa de la Eucaristía, la mesa de la amistad. Con Juan y Pedro Flores iniciamos el Otic Alianza, en ese momento una obra cuestionada por algunos "amigos" de la competencia, que veían que sus reinados podrían verse amenazados ... ¿por qué esta envidia? -me decía Juan- cuando en verdad el campo es tan amplio y las necesidades tantas... Así no más era la cosa, partíamos contra marea, con el apoyo de muy pocos, entre ellos el gran Miguel Ortega. Hoy tras diez años Otic Alianza ha demostrado que es una obra de Iglesia, que cada año da capacitación a miles de personas, muchos de esos cesantes, mujeres jefas de hogar, adolescentes sin estudios, padres de brazos caídos. Alianza es una de las muchas obras de Juan, también en cada uno de nosotros trabajó una. En lo personal fue un tiempo de gracia trabajar bajo su mirada, un tiempo de permitía vincular la fe con el escritorio, el afecto con el trabajo, la oración con el tecleo del computador. Recuerdo su sencillez, su capacidad para multiplicar las sonrisas y los abrazos... una anécdota: estando un día en mi oficina, veo un día moverse una mano con un cheque ... era el. Mira lo que me acaba de llegar , un chequecito de unas monjitas por una charlita que le di ¿que vamos a hacer con esto? ... vamos a tomar serias medidas -terminaba con una sonrisa picarona- Claro que la solución era óptima: formaba un grupo y nos íbamos a comer una "cosita poca" en Caleta Tongoy, por ejemplo...

Igualmente su estilo de gestión, abierto al espíritu, a veces nos jugaba "malas" pasadas, como esas reuniones que partían leyendo el Evangelio del Día y luego nos dábamos cuenta que faltaban quince minutos para terminar la reunión y aún estábamos reflexionando ... "la mejor parte"... En fin, son tantas las veces que Juan me animó a unir mi trabajo con lo mejor que podíamos dar a los pobres desde el Evangelio, sin imponer, pero siempre llamando a más. Cuando murió hace ya tres años, viví el dolor de su partida. La tarde anterior, un viernes de junio) me miró y con su misma sonrisa pícara, me dijo "Winoco, estamos listos para la foto" ... ¡Qué tonteras estás diciendo oye! -le dije- Te dijo que está lindo el día para tomar fotos... fue su respuesta.

El sábado por la mañana estábamos viviendo el dolor de su partida, a la vez que agradeciendo a Dios por habernos dado la posibilidad de haber tenido de su mano tantas vivencias formativas, crecedoras, profundamente evangelizadoras, como un Cristo cercano, que cocina para sus amigos, que hace fiesta para sus amigos, que concelebra con sus amigos. ¿Qué foto más linda te sacaste y nos dejaste Juan? Impresa en el alma, a fuego, como un rostro lindo del amor y cercanía de Dios.