::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Mirada sobre la Iglesia: Auto crítica y testimonio


Bookmark and Share


Dos temas hemos integrado en este artículo:

Autocrítica como Iglesia

Testimonio como  Iglesia ... muy buenos si deseamos crecer con ellos...




Sacerdotes hipócritas

“En nuestra región eclesiástica hay presbíteros que no bautizan

a los chicos de las madres solteras porque no fueron concebidos

en la santidad del matrimonio. Estos son los hipócritas de hoy.

Los que clericalizaron a la Iglesia. Los que apartan al pueblo de Dios

de la salvación. Y esa pobre chica que, pudiendo haber mandado

a su hijo al remitente, tuvo la valentía de traerlo al mundo,

va peregrinando de parroquia en parroquia para que se lo bauticen".

(Buenos Aires, 4 de septiembre de 2012, misa del encuentro de Pastoral Urbana. Habla contra los sacerdotes que no bautizan bebés de madres solteras).

 

Laicos clericalistas

"Los curas tendemos a clericalizar a los laicos. Y los laicos -no todos pero muchos-  nos piden de rodillas que los clericalicemos porque es más cómodo ser monaguillo que protagonista de un camino laical.

No tenemos que entrar en esa trampa, es una complicidad pecadora.El laico es laico y tiene que vivir como laico con la fuerza del bautismo,llevando su cruz cotidiana como la llevamos todos.  Y la cruz del laico, no la del cura. La del cura que la lleve el cura que bastante hombro le dio Dios para eso".

(Entrevista, Noviembre de 2011, en una entrevista hecha por la agencia argentina AICA).

 

Verdad, belleza, bondad

“Las instituciones eclesiásticas siempre se han entendido más con la categoría "verdad" y no con la de "bondad" y la de "belleza". La comunicación supone las tres. Comunicarse supone decir una cosa que uno entiende que es verdad, decirla con bondad y con belleza. Las tres juntas. Una verdad que no es buena termina siendo una bondad no verdadera”.

(Buenos Aires, 2011, entrevista concedida a la agencia AICA). 

 

Vergüenza de ser obispo

"Descuidamos fácilmente el ministerio de la predicación y, para vergüenza nuestra,

nos continuamos llamando obispos; nos place el prestigio que da este nombre,

pero en cambio no poseemos la virtud que este nombre exige".

(Buenos Aires, 11 de noviembre de 2009. Ante el plenario de la conferencia episcopal argentina).

 

Cenas de ricos, para ayudar al pobre

“Con mucha vergüenza hace años hemos asistido

a lujosas cenas de cáritas en las que se rifaban joyas

y cosas fastuosas. Te equivocaste: eso no es Cáritas”.

 

Testimonio como  Iglesia


Iglesia abierta a la persona y a Jesucristo

 

“Iglesia de puertas abiertas no solo para recibir

sino fundamentalmente para salir y llenar de evangelio

la calle y la vida de los hombres de nuestro tiempo”.

(Buenos Aires, 1 octubre 2012)

 

"Si la Iglesia no proclama a Jesús

se convierte en una ONG".

(Primera homilía a los cardenales, marzo 2013)

 

"La verdadera conversión es dejar de mirar

los propios intereses para mirar los de Cristo Jesús".

 (A los obispos españoles, ejercicios espirituales)

 

“La Iglesia existe para comunicar

la verdad, la bondad y la belleza a las personas

y los medios también persiguen ese fin”.

 

“¿Nos sentimos débiles, inadecuados, incapaces? Pero Dios no busca medios potentes: es con la cruz con la que ha vencido el mal. No debemos creer al Maligno, que nos dice: No puedes hacer nada contra la violencia, la corrupción, la injusticia, contra tus pecados. Jamás hemos de acostumbrarnos al mal. Con Cristo, podemos transformarnos a nosotros mismos y al mundo”.

 (Homilía Domingo de Ramos, Vaticano, marzo 2013)

 

Acoger a nuevas familias

 

«Buscamos el contacto con las familias que no acuden a las parroquias. En lugar de ser sólo una Iglesia que recibe, tratamos de ser una Iglesia que sale a la calle y va hacia los hombres y mujeres que no vienen, que no la conocen, que se han ido y que son indiferentes.  Para ello organizamos misiones en las plazas donde se reúne mucha gente, rezamos, celebramos la misa, proponemos el bautismo que administramos después de una pequeña preparación. Es el estilo de las parroquias y de la misma diócesis».

 

Salvar integralmente

 «Debemos escuchar, acompañar y comprender

desde nuestro lugar a fin de salvar las dos vidas:

respetar al ser humano más pequeño e indefenso,

adoptar medidas que pueden preservar su vida,

permitir su nacimiento y luego ser creativos

en la búsqueda de caminos que lo lleven a su pleno desarrollo».

 

Espiritualidad vana

“El peor daño que puede pasar a la Iglesia: caer en la mundanidad espiritual. Esa mundanidad espiritual de hacer lo que queda bien, de ser como los demás, de esa burguesía del espíritu, de los horarios, de pasarla bien, del estatus”.

(Buenos Aires, 2 septiembre 2012)

 

La felicidad del que cree

“Cuando no se transita por la puerta de la Fe, la puerta se cierra, la Iglesia se encierra, el corazón se repliega y el miedo y el mal espíritu ‘avinagran’ la Buena Noticia.

Cuando el Crisma de la Fe se reseca y se pone rancio, el evangelizador ya no contagia

sino que ha perdido su fragancia, constituyéndose muchas veces en causa de escándalo y de alejamiento para muchos.

El que cree es receptor de aquella bienaventuranza que atraviesa todo el Evangelio

y que resuena a lo largo de la historia, ya en labios de Isabel: ‘Feliz de ti por haber creído’,

ya dirigida por el mismo Jesús a Tomás: “¡Felices los que creen sin haber visto!’”

(Buenos Aires, 9 junio 2012)

 

La comunidad es la casa de Dios

“Dios no quiere una casa construida por el hombre,

sino la fidelidad a su palabra, a su designio;

y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas

marcadas por su Espíritu”.

 

Poder es servir

“Nunca olvidemos

que el verdadero poder

es el servicio”.

 

Servir a la diversidad cultural

“La pastoral urbana nos hace caer en la cuenta de que lo monocultural no corre.  Existen 6 o 7 ciudades imaginarias en Buenos Aires. El gran esfuerzo no solamente es inculturarnos -que siempre hay que hacerlo- sino comprender los lenguajes que van llegando que son totalmente distintos. Aparecida tiene unas consideraciones muy fuertes sobre la pastoral urbana”.

(Buenos Aires, 2011, entrevista concedida a la agencia AICA). 

 

Iglesia que escucha

“Porque aquí en Luján [santuario mariano], a cada peregrino se le recibe y se le escucha. Y ser recibidos y escuchados es un gran acto de justicia. Y por eso surge esta necesidad de ser más hermanos, ocuparnos más y mejor unos de otros. Esto ya es ser justos.

Aquí en Luján aprendemos a ser personas justas, porque con el corazón sereno y perdonado, nos llenamos del amor de Dios, por eso la mirada es mucho más profunda. Es mirar la vida desde Dios, es mirar la vida con Dios, que es El justo, el gran Justo”.

(Buenos Aires, 6 octubre 2012).

 

Pueblo formado

‘Un pueblo sin información y sin opinión

no puede discernir en una sociedad’



   



 


Autor: Libro Francisco Repara mi Iglesia
Decamino Editores. Winston H. Elphick D.

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados