::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI



Jorge Mario Bergoglio. Una experiencia con su persona.


Bookmark and Share


Ahora voy más a lo cercano. Nos conocimos Con Jorge Mario, como siempre le he llamado, en abril del año 1976. Hace 37 años.  El era provincial de los Jesuitas de Argentina y yo de  los marianistas.  Al año siguiente a mi me eligieron presidente de la Conferencias de Religiosos y él salió el segundo… pequeños detalles. Yo no me explicaba  que así  fuera. Poco tiempo después tuvimos un momento difícil en nuestra relación ya que detuvieron a dos jesuitas los militares y él hizo poco o nada para que les liberaran. Yo intervine y le expresé que la Presidencia de la CAR  pedía que se movilizara más para que liberaran a sus hermanos jesuitas. El me dio una respuesta que no fue la mejor y  que nos mantuvo alejados por años. 




Solo en 1999 nos reencontramos en Buenos Aires y en la Universidad Católica, en un encuentro  en el que celebrábamos un  congreso sobre el Cardenal Pironio.  A él como Cardenal de Buenos Aires le correspondía celebrar la eucaristía final y a mi concelebrar. En la sacristía nos dimos un abrazo que duró varios minutos y tengo que reconocer que los dos preferimos el silencio pacificador a las palabras.

Desde esa circunstancia  se comenzaron a dar  encuentros  varios.  En abril del 2005 en Roma  y cuatro días después del cónclave, introducíamos la causa del Cardenal Pironio. Los dos estábamos en la presidencia y le pregunté  cuántos habían votado por él en la elección del Papa ya que se sabía que había sida la suya la segunda mayoría.  ´Se sonrió y me dijo que me lo contaba en la cena.  Pero a la cena, en la embajada de Argentina en la Santa Sede, no acudió y ahí me enteré que nunca iba a las cenas. Y pasó el tiempo.

Hace cuatro años me compartía lo difícil que era y es trabajar con la Curia y había tenido que ir un par de veces a Roma  ya que las Congregaciones del Vaticano procedían sin tener en cuenta lo que se presentaba  desde las conferencias nacionales de obispos.  Yo remaché el tema  y le confirmaba lo que pasaba en Roma desde mi experiencia  de la USG.  Nos consolamos  y nos animamos y al mismo tiempo veíamos la necesidad de un cambio.  Creo que nunca pensó que le iba a tocar a él hacerlo.  Le iba a corresponder descentralizar.  

En el 2012 nos vimos en el mes de octubre en Buenos  en el lanzamiento de la revista Vida Nueva en Argentina y  de la Editorial PPC. Fue una linda conversación. Como de costumbre llegó de a pie y tuvimos  un compartir en el que recordamos algunas cosas de Aparecida y de antes de Aparecida y  en la conversación más de una vez  me llamó “amigo José María” cosa que no suele ser frecuente en él. Y yo le hablé de que todavía  le podía tocar “ser papa”.  Nos reímos.  Le dije más: “tus 33 votos del ´ultimo cónclave  te están penando y te pueden traer alguna complicación… Y 



   



 


www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados