::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Más abiertas, menos estructuradas.... Fichas de Reflexión y crecimiento comunitario Nº 2


Bookmark and Share


Fichas de Reflexión y crecimiento comunitario Nº 2

SEGUNDA REFLEXIÓN COMUNIUTARIA

 

“MÁS ABIERTA, MENOS ESTRUCTURADA”

 

Jesús vino a cumplir la ley y no a cambiarla, como El mismo nos dice. Sabemos que las leyes se hacen para servir a las personas, no para que las personas sean sirvientes de la ley.  Jesús nos está indicando que las tensiones de la vida no se resuelven anulando la ley, sino abrazándola sabiamente y utilizándola para servir a las necesidades de las personas.

Jesús enseña a los “legalistas” de su tiempo que la ley, la libertad, la regla y las personas son dos lados de la misma moneda. No podemos vivir sin leyes, costumbres, tradiciones, reglas, estructuras…Sin ellas tendríamos caos. Las leyes, y podemos decir también de igual manera, las estructuras, existen para servir a las personas, y no al revés. Libertad sin ley es anarquía. 




La Ley sin libertad es totalitarismo. Jesús al enfrentar a los fariseos, realmente les estaba diciendo, ustedes han convertido la ley en un instrumento para mantener el poder, no hay amor en la religión que ustedes están enseñando y peor aun, es sólo una manera de controlar. A veces una exagerada devoción a las estructuras, puede disminuir el poder creativo del amor. Dios nos dio los diez mandamientos para liberarnos, dando valores que enriquecerían el desarrollo humano y mostraría cómo amar a Dios, a uno mismo y a los otros. Los fariseos impusieron muchas leyes de origen humano, que sofocaron a las personas en vez de librarlas.

Jesús quería que todos: fariseos, apóstoles, y discípulos, redescubrieran la religión del corazón. Todas las generaciones nos hemos quedado admiradas ante el inmenso éxito de los Apóstoles al predicar el mensaje de Jesús “a todas las naciones”. Aprendieron que la clave para atraer a los demás a la fe, es el amor.

Jesús les enseñó que más importante que cumplir leyes, costumbres y reglas, es vivir con una pasión el amor a Jesús en nuestras vidas, y amar a Jesús en las personas que nos rodean. El secreto es el amor, Jesús les enseñó a los Apóstoles cómo comprender el gran amor que El les tenía y este conocimiento es la base de su energía espiritual. Ellos compartían que la persona es lo importante, y que Jesús amaba a cada uno con un amor sin límites.

Hoy como en el tiempo de Jesús, creemos equivocadamente que la identidad de la persona  consiste en “yo soy lo que hago”. Jesús más bien nos enseñó que lo que vale es la persona, Jesús les amaba constantemente y les ayudó a aceptar su amor. Lo que les acercaba a todos era este gran amor con Cristo. Por esto han hecho una obra tan maravillosa de conversión, utilizaron la fuerza más irresistible que existe para cambiar las mentes de los que les escuchaban, cambiar primero sus corazones.

San Vicente abrazó esta enseñanza de Jesús y nos la dejó como herencia.

Estructuras sí, como ayuda, para abrirnos a las personas, a los pobres, con amor. La oración, no para cumplir la regla, sino para entablar una relación de amor cada vez más profunda con Jesús, que nos llena de tal forma que contagia a los que nos rodean.

Esto es lo que pone el fuego y el entusiasmo en la tarea de evangelización.

“Dios nos llama a hacer oración

y al mismo tiempo nos llama

a atender a aquel pobre enfermo.

Eso se llama  “dejar a Dios por Dios”.

“Quién es el que más merece?

¿El que ama a Dios

y descuida el amor al prójimo,

o el que ama al prójimo por amor a Dios?

¿Cuál de esos dos amores 

creen que es el más puro y desinteresado?

 “Ser cristiano y ver afligido

a un hermano sin llorar con el,

ni sentirse enfermo con el!  

Eso no es tener caridad, es ser cristiano en pintura,

es carecer de humanidad 

y de ese sentido cristiano profundo que nos enseñó Jesús”.

“De los religiosos se dice que están en un estado de perfección”, nosotras no somos religiosas, pero podemos decir que estamos en un estado de caridad, ya que estamos continuamente ocupadas en la práctica real del amor en disposición de ello. No puede haber confusión en cuanto a la visión de San Vicente y  Santa Luisa para la Compañía, “cerrarnos” por las estructuras, cuando mas bien las estructuras tienen que ayudar a abrirnos para cumplir la misión de amor, que es en esencia nuestra vocación.

Vivimos en una época que tiene como característica el cambio. El cambio es tan acelerado que es difícil prever lo que puede pasar aún en pocos años. Solo podemos estar seguras que todo se cambiará grandemente y en todo: ingeniería genética, globalización de la economía, globalización de los medios de comunicación, cambios ecológicos etc., y en cuanto a los otros aspectos directamente relacionados a la Iglesia y la vida consagrada: el agnosticismo, el secularismo.  Y los cambios en la familia? La  separación de libertad y moral, individualismo y un sentido disminuido de compromiso.

San Pedro escribió a los creyentes:

“a pesar de que no le han visto,

le aman,

aunque no le ven ahora,

sin embargo creen en EL,

y se regocijan  con un gozo

que es indescriptible y glorioso”

(1 Carta de Pedro 1:8)

El “yo soy lo que hago” no puede describir nuestra identidad. En nuestra sociedad hay personas que cada vez más son capaces de tomar el servicio que personas consagradas hacen y reemplazarlas. Estamos llamadas a ser “testigos de Cristo a través de nuestra vida, obras y palabras, esto es la misión particular de la vida consagrada en la Iglesia y en el mundo”. (Vida Con. 109b).

Nuestra respuesta a los desafíos que nos rodean no vendrá de documentos, reuniones o cursos, sino de un camino de conversión, y la conversión es un don del Espíritu al cual tenemos que abrirnos hacia un amor apasionado por Cristo y los Pobres.

PREGUNTAS PARA UNA REFLEXION COMUNITARIA.

  • ¿Cómo podemos ser mas “abiertas y menos estructuradas”?
  • ¿Hasta qué punto las estructuras nos ayudan para la Misión? Explica.
  • ¿Hasta qué punto las estructuras nos esclavizan, nos atan? Explica.
  • ¿Qué rasgos se encuentran en una persona abierta y qué rasgos se dan en una persona estructurada?   Explica.

 

AUTOR:

COMISIÓN REORGANIZACIÓN DE LA NUEVA PROVINCIA NUESTRA SEÑORA DE LA MISIÓN AMÉRICA-SUR



   



 


Autor: AUTOR: COMISIÓN REORGANIZACIÓN DE LA NUEVA PROVINCIA NUESTRA SEÑORA DE LA MISIÓN AMÉRICA-SUR
Asunción Paraguay año 2013

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados