::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Mas misioneras y menos conventuales ... Fichas de Reflexión y crecimiento comunitario Nº 1


Bookmark and Share


Nueva Provincia, nuevos desafíos misioneros

Fichas de Reflexión y crecimiento comunitario Nº 1

Estas palabras están tomadas de la charla del P: Gabriel Naranjo, CM, dada en Argentina en una reunión de Visitadoras y Asistentas de América Latina, y en este encuentro recibimos la noticia “bomba” de la reconfiguración de las Provincias.

Al pasar el tiempo hemos podido con la oración, diálogos, la visita de la comisión, los intercambios, aceptar con más tranquilidad este hecho, en espíritu de fe. Sin embargo siguen algunas dudas, algunos temores, algunas preocupaciones. Todas reconocemos los motivos, las necesidades, los cambios en el mundo que nos llaman a “algo nuevo”, sin saber exactamente qué es.




Nuestra Madre General nos exhorta a “a hacer algo nuevo”, una refundación de nuestras Provincias; a hacer parte de nuestras vidas la creatividad y la audacia de nuestros fundadores; a reafirmar nuestro carisma en un mundo que no comprende y hasta hace burla de una entrega total para servir a los pobres, para ser más “misioneras”.

Ella pide que nos cuestionemos, que nos examinemos y que con valentía, nos lancemos a responder a los signos de los tiempos que, hoy en día son muchos y que  nos rodean. ¿Qué tenemos que cambiar?  ¿Qué debemos guardar?

San Vicente nos dijo que no somos “religiosas”, “ consideren que se hallan en una religión ya que este estado  no conviene a los servicios de su vocación”, (SV. 24-VII- 1659). Todas sabemos la cita tan hermosa que resume ¿ qué somos? “ Por claustro las calles de la ciudad, por monasterio…por celda…por Capilla…por rejas…por velo…” desde los inicios de la Compañía, los fundadores han sido muy claros al respeto conventual.”

En esta reflexión, meditemos sobre nuestra vocación de “misioneros”.

Sabemos que cada bautizado está llamado a ser misionero. Nuestras constituciones, cantidad de veces, mencionan que las Hijas de la Caridad estamos llamadas a ser misioneras, es parte de nuestra esencia espiritual.

Sin embargo,  cuando se habla de esta vocación que todas compartimos en la Provincia, se cree que la nueva provincia para ser más misionera y menos conventual, nos obligaría a todas a ir a los lugares más radicales: las alturas, montañas, el frío o la selva con su calor, aprender idiomas indígenas, vivir una inserción cultural, barrios más marginales, etc.

Por supuesto, la reconfiguración nos obliga a una revisión seria de las obras; estamos con los más pobres?, no será que los años en una misión o en otra han logrado un cambio social en la gente que servimos? Y qué hay de los más pobres que nos necesitan más?

No será que podemos ser “mas misionera y menos conventual donde actualmente estamos? Desde un aula, un hogar, una parroquia, una escuela de enfermería, un hogar de niño?. Desde la cárcel, un equipo móvil o como estudiante o aún en el servicio indirecto?

Somos buenas profesionales si, ¿pero podemos ser más misioneras?

“Como el Padre me ha enviado,

y yo vivo por el Padre,

así los envío Yo” (Juan 20,21)

“ Vayan pues

y anuncien el Evangelio

al mundo entero”

(Marcos 16,15) “

Que sean luz

de todas las naciones”

( Isaías 49,6)

Podemos ser luz como de una vela o podemos ser luz como un faro.

La diferencia es grande: el faro irradia, difunde, penetra la oscuridad, y proyecta lejos la luz, iluminando y orientando a los que andan o navegan en la oscuridad.

¿No es esta la misión que tenemos como nos indica San Pablo en 2 corintios, 5,14: “La caridad de Cristo nos apremia”? Como Hijas de la Caridad, que profesamos vivir este lema que nos ha dado San Vicente y Santa Luisa; no estamos llamadas a llegar  siempre a más? Qué nos impide? La edad? El cansancio? La falta de dinero?

Aparecida Nº 362 nos dice que la acogida y comprensión de la misión nos exige la conversión del corazón y la mente, que obliga necesariamente a un encuentro personal con Jesús, que es la razón de nuestro ser.

El Reino de Dios fue el tema central de la predicación de Jesús, en el rosario, el tercer misterio de la luz de Juan Pablo ll es “ la predicación del Reino”.

El Reino de Dios se parece a un tesoro escondido… “perlas finas”… es algo pequeño, humilde, que merece la pena darle crédito… gastar en ella nuestra pasión, las energías, el entusiasmo, nuestro sudor, nuestro cansancio, hasta entregar por ello toda la vida.

PREGUNTAS PARA UNA REFLEXION COMUNITARIA.

  • Creen ustedes, que sutilmente entra en nuestra vida una tendencia a sentir satisfacción, a sentir una cierta acomodación y quedarnos tranquilas con lo que ya hacemos? 
  • Podemos ser ahora mismo, más misioneras? Cómo? 
  • Tenemos tendencia de ser más conventuales? Explica.
  • La edad avanzada es un impedimento para poder ser más entregadas y disponibles o sea más misionera? Explica.
  • Si la HC tiene como meta continuar lo que vivía y hacía Jesús, ¿ en qué consistiría hoy seguir a Jesús y seguir sus pasos, como misioneras de su Palabra?

 

AUTOR:  COMISIÓN REORGANIZACIÓN DE LA NUEVA PROVINCIA NUESTRA SEÑORA DE LA MISIÓN AMÉRICA-SUR



   



Documentos: · |
 


Autor: AUTOR: COMISIÓN REORGANIZACIÓN DE LA NUEVA PROVINCIA NUESTRA SEÑORA DE LA MISIÓN AMÉRICA-SUR
Asunción, Paraguay 2013

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados