::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




CATALINA LABOURÉ. Vidente de la calle del Bac y servidora de los pobres


Bookmark and Share


Ofrecemos este libro de René Laurentin, publicado por CEME el que presenta a Santa catalina Labouré, la que se siente portadora de un mensaje que la sobrepasa, pero que tiene que mantenerse en secreto entre ella y el cielo. Se aprovecha de la confesión semanal, seguramente el sábado 1 de mayo, para confiar ese mensaje al padre Aladel. Pero le resulta muy difícil expresar lo que ha percibido: un mensaje de amor, de promesas y de desgracias inminentes. Catalina no encuentra ningún eco al otro lado de la rejilla del confesionario. La silueta negra que divisa la atemoriza y la rechaza: “¡Otra novicia que se empeña en levantar el cuello y ponerse a cacarear! Piensa el confesor.

Le invita a que tenga calma y a que se olvide de lo que ha visto. “No escuche esas tentaciones (¿añadió: del demonio?) Una Hija de la Caridad esta hecha para servir a los pobres Y no para ponerse a soñar”.

Catalina está totalmente de acuerdo en lo que se refiere al servicio. Pero este consejo le asusta, porque la verdad es que la visión redobla sus fuerzas para amar y para servir. Entonces, ¿por qué oponer una cosa a la otra? Pero acaba acogiendo, sin amargura, las consignas que se le dan: Mi confesor me ha tranquilizado todo lo posible, quitándome de la cabeza estas ideas.

¡Todo lo posible! ¿Pero es «posible» calmar los ardores que vienen de Dios? Y entonces se encierra en una oración sensata, austera, según las fórmulas oficiales y los ritos sacramentales. Ya no ve el corazón de san Vicente. Por encima del relicario de labrado metálico. Ya no está más que el cuadro de santa Ana, sentada en un sillón, con la virgen Marta de niña, puestas las manos en las rodillas de su madre, como si estuviera aprendiendo a leer.






   



Documentos: · |
 


Autor: Autor: René Laurentin
CEME, Salamanca.

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados