::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




La Muerte de Troy Davis o El desprecio por la Vida en la Post Modernidad


Bookmark and Share


"Deploramos fuertemente que las numerosas peticiones de clemencia no hayan sido escuchadas", señaló un portavoz del Ministerio de Exteriores de Francia, quien se opone a la pena capital, sin importar dónde y bajo qué circunstancias porque "todo error judicial es irreversible".

Davis, de 42 años y de raza negra, fue ejecutado por inyección letal después de la infructuosa apelación ante la Corte Suprema por parte de los abogados del reo.

Personalidades como el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, el Papa Benedicto XVI o el expresidente estadounidense Jimmy habían pedido clemencia para Davis, quien había recibido también el apoyo de un millón de personas en todo el mundo en una campaña de firmas.

A continuación una reflexión de Gonzalo Martínez.




La muerte de Troy Davis pone en evidencia el maquiavélico contrasentido del gobierno de EE.UU., cuya real consigna pareciera ser "culpable, hasta que se demuestre lo contrario".


La decisión del estado de Georgia de quitarle la vida a Davis (sólo reversible a través de una decisión del Gobernador o de la casa blanca), es "trending topic" o "tema del momento" en la mayoría de las redes sociales. Y cualquier motor de búsqueda nos presenta diversos artículos al respecto.

Esta fría y nubosa mañana de jueves en Santiago de Chile, me hizo recordar la impresión que me produjo ver las noticias anoche. Luego, el sol que tímidamente se abrió paso entre las nubes iluminando la ciudad, me hizo pensar en la creciente conciencia global que existe sobre estos temas.

Esto suele ser bastante esperanzador. Sin embargo, la clase dirigente (léase Clase Política) a nivel global, no parece hacer eco del clamor de tantas, tantas y tantas voces... Por cierto, ¿cómo no pensar en los cientos de niños, condenados a una muerta lenta y vergonzosa, fruto del hambre en África?
Entre los muchos artículos que podemos encontrar en la web, está el de Mareal Rolandis, publicado ayer en el sitio www.impre.com. He aquí un extracto:

"Troy Davis es de raza negra y pobre, ¿será por eso que tiene más chances de ser condenado a muerte el día de hoy, en los Estados Unidos?

Los defensores de Troy Davis están seguros de que las características de su cliente influyeron en la decisión de los jueces para llegar a su ejecución. Ellos denunciaron la decisión del Estado de Georgia de mantener la ejecución de este hombre para esta tarde a las 6.00 pm, aunque no tengan pruebas en su contra.

Troy Davis es un hombre de 42 años de edad que fue condenado a muerte, desde el año de 1991, por el supuesto asesinato del policía blanco Mark MacPhail, en la ciudad de Savannah en el año de 1989.

Este hombre ha pasado 20 años circulando por los pasillos de la muerte lo cual lo ha convertido en un icono de lucha a favor de la vida y en contra de la pena de muerte".

La muerte de Troy Davis a manos del gobierno norteamericano, que se ha esforzado por décadas en figurar como el gran garante de la libertad -y supuestamente también de la vida, me trae a la memoria la sentencia milenaria de Mateo: "Para saber si un árbol es bueno o malo, sólo hay que fijarse en sus frutos".

   

   



 


Autor: Gonzalo Martínez Bustos.


SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados