::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




A un Dios difĂ­cil


Bookmark and Share


A UN DIOS DIFICIL

Nos lo has puesto difícil, Señor.

Y, sin embargo, es mejor la dificultad tras tus huellas que una vida floja.

Es mejor buscar, aunque a veces desesperemos, cuando ignoramos el rumbo.

Es mejor aprender de Ti que creer que ya lo sabemos todo.

Es mejor crecer a tu manera, que conformarnos con vidas raquíticas.

Es mejor aprender el verdadero amor,

aunque a veces el camino nos vuelva un poco locos.




NUESTRA ROCA        

“Bendito el Señor, mi roca, que adiestra mis manos para el combate,

mis dedos para la batalla” (Sal 144,1)

 

¿Cómo poder decirte que lo eres todo?

¿Cómo hacer de Ti el centro de la vida?

¿Cómo atreverse a abrazar tu evangelio, sin reservas?

¿Cómo construir nuestra casa sobre el suelo firme de tu vida?

 

Son muchas preguntas, señor. Y, con todo, debe ser posible.

Pero no hay que jugar a decirlo, como que fuera lo más fácil del mundo.

Más bien hay que decirlo en voz bajita, y tratar de ir haciéndolo real.

Hacerte espacio lleva tiempo.

Supone vaciar muchos trasteros que tenemos llenos de morralla.

Y atreverse a creer en tu vida.

 

-       ¿Qué es lo más difícil en el seguimiento de Jesús para mí?

 

MEJOR CONTIGO      

 

Por la gracia de Dios soy lo que soy,

y su gracia en mí no ha resultado vana,

ya que he trabajado más que todos ellos;

no yo, sino la gracia de Dios conmigo (1 Cor 15, 10)

 

¿Y quién querría una vida cómoda sin ti?

 ¡Yo no!

No quiero vidas blandas, un camino plano

o una existencia sin retos… si me faltas tú.

Porque lo difícil, en ti, nace del amor.

Porque en tu vida, en tu ejemplo, en tu camino, tu verdad y tu vida,

hay exigencia, pero sobre todo hay ilusión.

Hay renuncias, pero sobre todo hay un horizonte,

una pasión y mucho que vivir.

Hay cruz, pero una cruz que nace de ver el mundo

de una forma y creer que es posible tu evangelio.

 

Así que, Dios difícil, aquí me tienes. Para lo bueno y para lo malo.

-       Qué es lo que más me ilusiona, me apasiona o me seduce del evangelio?

 



   



 


Autor: Jesuitas. Provincia de Castilla.


SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados