::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




2. La Escuela Católica y los desafíos de la realidad


Bookmark and Share


La escuela católica no es una burbuja aislada de la realidad y de sus contextos. Ella está fuertemente vinculada a los cambios sociales y culturales que estamos viviendo en este nuevo mundo globalizado ... ¿Qué de bueno, de oportuno, de riesgoso, de formativo tiene todo esto?

Programa EDUCE - Educación de Calidad Evangelizadora- Cuando el Evangelio se hace currículum




La fuerza de los nuevos contextos culturales.

Gracias a los nuevos contextos sociales, plagados de preguntas y cuestionamientos, las personas logran construir sus respuestas al sentido de su vida, buscando nuevos caminos de humanización: mayor equidad, justicia social, ecología, la trascendencia mediante grupos de espiritualidad, de religiosidad, meditación, comunidades de vida, etc.

Las preguntas espantan la “insoportable levedad” a la que nos puede llevar una actitud acomodaticia, perezosa, no cuestionadora.  Los más de seis mil millones de habitantes de nuestro planeta, tienen un impulso tremendamente dinámico para buscar las preguntas esenciales que dan sentido a la existencia humana en la tierra.

Sabemos que “La búsqueda de espiritualidad está modificando las actividades humanas, los valores, el ocio y, por tanto, los patrones de gastos de cada vez más consumidores. Unos 16,5 millones de estadounidenses practicaron yoga en 2006, lo que representó un aumento del 43% con respecto a 2002. Otros 10 millones declararon que meditaban, el doble que hace una década, según la revista Time. Además, en los últimos cinco años, la venta de libros espirituales o de autoayuda ha sobrepasado a todas las demás categorías, alcanzando en 2005 los 2.240 millones de dólares. Así, el afán por encontrar paz interior en nuestra vida se ha convertido en una oportunidad para impulsar negocios con sentido”. (Entrevista a Patricia Aburdene: "La espiritualidad y la crisis ideológica". autora del best seller Megatendencias 2010. Diario El País, España,  9 sept 2007).

Dentro de ese mundo que busca inquieto las grandes respuestas humanas, coexisten quienes se anidan en sus verdades  y las convierten en una opción soporífera. Algunos autores, como el siquiatra español Enrique Rojas, concluyen que actualmente hay una fuerte tendencia a vivir  la cultura de lo light, de lo liviano y superficial, de lo transitorio y superfluo, de lo consumible y desechable.

El hombre light, según el autor, es aquel que "carece de sustancia, sin contenido, entregado al poder, al éxito, al facilismo, al gozo ilimitado y sin restricciones". Esto nos puede llevar  a pensar que lo valioso es lo que reduce su esencia y se hace  uniforme, estandarizado al omitir su carga esencial y adaptarse a las “demandas del mercado”:  mantequilla sin grasa, café sin cafeína, cigarro sin nicotina, pan sin harina, azúcar sin azúcar… colegios sin proyectos, o proyectos tan amplios y abiertos que terminan siendo neutros, deslavados.

Esta actitud puede ser fácilmente transferible a la vida cotidiana: fe sin pertenecer a algún credo religioso, opinión política sin optar por ningún partido, pensamientos filosóficos sin tener filosofía, amor sin compromiso, matrimonio sin hijos, profesores sin proyecto, escuelas sin exigencia. Estamos llenos de alimentos que no alimentan, de libros de grandes autores, de alto consumo pero que no nutren el sentido ni la calidad de vida de quienes los leen.

 La falta de compromiso nos lleva finalmente a aligerar, simplificar todo, reducir  las exigencias y complicaciones, los tiempos, el esfuerzo, la educación de la voluntad. Estamos empeñados en ofrecer sustitutos, que “parecen ser”, pero que en realidad no lo son. Parece azúcar, pero no lo es; parece sal, pero no lo es; parece carne, pero no lo es; parece educativo pero no lo es; parece amor, pero no lo es…

¿No cree usted que tenemos efectos simuladores, virtuales, placebos para todo lo que requiera nuestra aparente  felicidad? Lo light  es algo infaltable en nuestra mesa y estilo de vida… existe, por ejemplo mucha literatura de alto consumo, pero de baja alimentación para la vida de los lectores.

¿No observamos todos los días noticiarios con información placeba, Light, desechable, pobre? ¿La  TV hoy compite por calidad o compite por los kilos de televidentes, a quienes les vende lo que menos pesa?

Pareciera que la TV y la prensa en general buscan responder no a un fin informativo, sino impactar, provocando espanto y admiración. Busca responder al gusto de sus consumidores (a la vez que nos convierte en sus “consumidos”): ¿Quiere morbo? ¿Quiere frivolidad? ¿quiere reírse y caricaturizar la realidad? Tenemos todo lo vulgar y banal que usted necesita…

Por esos medios creemos que seremos “más felices”, pero no siempre lo logramos. Dos imágenes sobre lo comentado:

-        ¿En qué se parece una persona solidaria de una egoísta? Se parecen en que ambos quieren ser felices. Sin embargo, uno (la persona solidaria) lo hace compartiendo y consigue su felicidad, en cambio, el otro (egoísta) lo hace acumulando para sí. ¿Quien es verdaderamente más feliz? ¿Qué modelos de felicidad estamos animando en nuestros colegios? ¿A qué modelos de personas imitan nuestros alumnos?

-        ¿En qué se parece una persona Light a una con identidad y conciencia? En que ambos, por ejemplo, leen un libro de “consumo”, uno lo hace con liviandad y absorción sin crítica (Light), el otro, lo hace con un filtro de análisis  y discernimiento, obtiene entretención y una enseñanza producto de su crítica inteligente… ¿Quién sacó mayor provecho de una misma lectura? ¿Qué tipo de lectores estamos formando en nuestros colegios? ¿Simples receptores o cuestionadotes con propuestas humanizadoras?

Vivimos la tensión del crecimiento en humanidad: Por un lado la persona con identidad y conciencia, busca, analiza, y descubre la razón de sus pasos y de su vida; por otro camino la persona Light está dispuesta a negociar, a  “licitar” sus principios y valores; rehuye  el esfuerzo sostenido y el sufrimiento, abandona las  situaciones desagradables o inconfortables por lograr la satisfacción inmediata, moderno engaño que se disfraza de felicidad. 



   



 


Autor: winston H. Elphick D.
Programa EDUCE - Educación de Calidad Evangelizadora-

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados