::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Dios y su actuaciĆ³n en el campo de los negocios


Bookmark and Share


Se ha publicado un libro que busca discernir
cómo actúa Dios en nuestra época y ayudarnos
a leer los "signos de los tiempos" en nuestra sociedad moderna.

El cardenal Francis George de Chicago lo ha publicado:
God in Action: How Faith in God Can Address
the Challenges of the World
(Dios en Acción: ¿Cómo la Fe en Dios
puede afrontar los Retos del Mundo)
(Ed. Doubleday, Chicago, Mayo 2011)

Es un libro en el que sostiene con firmeza
que la religión puede hacer una contribución única al bien común.

 




Dios y los Negocios

La separación de la fe de los asuntos ordinarios de la vida
no es un problema nuevo para los cristianos,
señala el cardenal George al inicio del capítulo dedicado a la economía.

Si viéramos los negocios como una vocación,
podrían convertirse en un camino para lograr
la santificación personal y ayudar a los demás a lograrlo también.
De esto modo el trabajo llega a ser mucho más
que cumplir con las normas y protocolos de una empresa.

El trabajo se hace dentro de una comunidad de personas,
y sirve también a la comunidad, defiende el cardenal George.

Las personas se unen al servicio de la sociedad.
El mercado ofrece muchas oportunidades
de ser creativos y productivos y de crear riqueza.
Esto es bueno, admite, pero hay también un orden de importancia.

Los manuales de negocios aconsejan que las mejores empresas
son las que respetan y cuidan de sus empleados, observa.
Esto, sin embargo, es una reflexión y una verdad profunda,
es decir, que hemos sido creados por Dios como seres sociales.

Es erróneo interpretar que el libro del Génesis
considera el trabajo una maldición.
Por el contrario, insiste el cardenal George,
es una actividad creativa y trabajamos
imitando la actividad creativa de Dios.
Para un creyente, por tanto,
el trabajo es participar en el plan de Dios para el mundo.

"El trabajo es parte de nuestro ser criaturas de Dios,
de trabajar en consonancia con su propósito y establecer el objetivo
de lograr lo que es bueno para nosotros y para los demás", explica.

La reciente crisis económica ha llevado a algunas personas religiosas
a hablar como si fuera malo obtener beneficios.
Esto está mal, sostiene el cardenal George,
porque cuando una empresa logra beneficios
ha utilizado sus recursos de manera correcta
y se han satisfecho necesidades humanas.

Aún así, el beneficio no es el criterio para juzgar
la situación de una empresa.
Es posible que las cuentas estén en orden y,
al mismo tiempo, la personas que conforman
la comunidad de trabajadores pueden ser humillados y ofendidos.

Dios no dicta nuestras decisiones en el orden social,
económico y político, pero a medida que avanzamos
en nuestras vidas la actividad humana más importante
es la búsqueda de Dios, concluye el cardenal George.

Una llamada de atención oportuna en una época
en la que la gente se pone con demasiada frecuencia
como centro de atención.



   



 


Autor: John Flynn, L. C.
ROMA, domingo 12 de junio de 2011 . ZENIT . Foto: negocios1000.com

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados