::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Dios y su actuación en la Vida Pública


Bookmark and Share


El papel de Dios en la vida pública. 
Construir un marco moral para la propia vida.



En un momento en que se suele presentar la religión
como algo perjudicial o nocivo para la sociedad moderna,
el cardenal Francis George de Chicago ha publicado
un libro en el que sostiene con firmeza
que la religión puede hacer una contribución única
al bien común.

En God in Action: How Faith in God Can Address
the Challenges of the World
(Dios en Acción: ¿Cómo la Fe en Dios puede afrontar
los Retos del Mundo) (Doubleday), publicado en mayo.

Aclara desde el principio que no habla de religión 

en el sentido de su influencia sobre cómo piensa
y actúa la gente, o como filosofía de vida.

El libro, por el contrario, es un intento de discernir cómo actúa Dios en nuestra época.
En otras palabras, se trata de seguir la recomendación
del Vaticano II a los católicos
de que lean los "signos de los tiempos".

Puesto que la autonomía humana se ha convertido
en el valor más importante,
y el progreso ha sustituido a la providencia,
el papel de Dios en gran parte ha desaparecido
de la conciencia popular, señalaba el cardenal George.

También explicaba que la tendencia
de la filosofía moderna
de exaltar la voluntad por encima de la razón
ha influido en la reacción antes situaciones
en las que la voluntad de Dios
se enfrenta con nuestros deseos.
En vez de de ver el seguimiento de la voluntad de Dios
como un modelo de santidad y alegría,
dicha sumisión a Dios se considera
como una servidumbre a un poder arbitrario.

A partir de los siglos XVII y XVIII
los pensadores modernos redujeron a Dios
a la causa primera que no juega
papel vital alguno en la sociedad.
De este modo, la religión se convierte en un asunto privado sin valor normativo.

Una vez en este camino, se ha dado un inevitable deslizamiento

hacia el deísmo y a presentar a Dios
como un símbolo vacío.

De ahí a ver a Dios como una amenaza
al progreso humano sólo hay un paso,
como ha ocurrido con Feuerbach, Marx y Freud.

"Más tarde o más temprano,
quienes están seguros de ser totalmente libres
para determinar su propia identidad
y sus acciones sin Dios, negarán su existencia",
afirmaba el cardenal George.



   



 


Autor: John Flynn, L. C.
ROMA, domingo 12 de junio de 2011 . ZENIT

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados