::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Iglesia, tienes que aprender de este humilde burro...


Bookmark and Share


Este interesante artículo nos ofrece una reflexión a partir del grafito de Alexamenos (conocido también como grafito del Palatino) es un grafiti encontrado en un muro en el monte Palatino, en Roma.

Se lo considera la primera representación pictórica conocida de la crucifixión de Jesús.

Este Jesús con cabeza de burro nos habla de un Señor que desde la humildad se hizo servidor y transformador de personas y del mundo ... ¿Qué pasaría si a mi colocan esa cabeza de burro? ¿Qué pasaría si al Papa Benedicto le dibujan con una cabeza de burro?

Creo que nos molestaríamos mucho ¡tamaña falta de respeto! ... sin embargo es el camino del discípulo misionero... el camino del Dios-asno, pobre, pacífico, humilde, gran mensaje para muchos de nosotros que buscamos solemnidad, ceremonios más que celebraciones,  pompa más que simpleza, honores más que servicio, títulos, aplausos, notoriedad ... en la Iglesia también tenemos que aprender mucho de este "Burro-maestro"...




"Encontrarán un asno atado,
sobre el que no ha montado
todavía ningún hombre.
Desátenlo y tráiganlo"
(Mc 11,1-11)

Para ver se necesitan el ojo y la luz. Después de la curación del ciego, esta escena nos entrega la luz para discernir quién es el Señor. Con ella se inicia el primero de los seis días de Jesús en Jerusalén. Es el principio de la nueva creación que culminará al sexto día en la cruz. Allí, finalmente, veremos al hombre nuevo, al verdadero rostro de Dios en el del Hijo.

En un grafito del Palatino, hay una imagen de un crucificado con cabeza de asno y el siguiente escrito: "Al menos adora a su Dios". No se trata de una representación blasfema, sino del ícono más adecuado a Jesús, el Hijo de Dios, que fue condenado a muerte por blasfemia (Mc 14, 64).

Efectivamente, Jesús es Señor, Cristo y Juez Supremo en cuanto condenado a muerte. La cruz es la distancia infinita que Dios pone entre Él y cualquier representación de Él. Es un Dios crucificado, cuyo único poder está en amar y dar, hasta ponerse en manos de todos, sin juzgar ni condenar a nadie. Esta escena del asno nos sana de la imagen satánica que todos tenemos de Dios, incluso Pedro (Mc 8, 33). Destruye a aquel dios que los ateos niegan y los "religiosos" afirman.

Desde Betfagé, donde los peregrinos se purificaban para entrar a Jerusalén, Jesús envía a dos de sus discípulos a buscar un asno. La penúltima misión de los discípulos será buscar y encontrar el asno. A ella le seguirá la tarea final: encontrar la habitación superior donde se celebrará la Eucaristía.

El asno es el protagonista del relato. Animal humilde de servicio, que lleva las cargas de los otros. Como Jesús, el siervo de todos, que en la cruz cargará nuestros males. Con un amor más fuerte que toda muerte, realizará plenamente la Nueva Ley que san Pablo sintetiza: "Ayúdense mutuamente a llevar sus cargas y cumplan así la ley de Cristo" (Gal 6, 2). Esta es la libertad de Dios en la tierra: ser servidores unos de otros en el amor recíproco. Nuestra semejanza con Dios está en nuestra capacidad de amar y servir, realización de su Reino.

El asno está, pero está atado: y nadie lo ha montado ni lo quiere montar. La misión de los dos discípulos es desatarlo, porque sobre él viene el Reino. La misión de Jesús, y la nuestra, es desatar en cada uno la capacidad de amar y servir. La falsa imagen de Dios la ha atado. El pecado, común a todos, nos impide conocerlo y llegar a ser como Él.

Lo único que ha requerido el Señor en todo el Evangelio es el asno desatado. Además, es la única vez que Jesús se llama a sí mismo "el Señor". La escena prevista se realiza. Es profecía perenne. Quien ha venido de esta manera vendrá siempre así. Viene donde quiera que lo acojan tal como es. Nosotros esperamos que Dios venga en gloria y poder, tomando para sí todo y a todos. Y, en cambio, se entrega a todos (¿No es entregarse el amor, ponerse en las manos de otro?).

Sí, su fuerza es el amor; su gloria, la humildad; su poder, servir. No viene a caballo, como quien tiene poder, o en un carro de guerra, como quien quiere conquistarlo. "Humilde y montado en un asno" (Zac 9, 9). De esta manera, hace desaparecer caballos y carros, todo dominio y violencia del hombre sobre el hombre.

El que viene así es bendito porque así viene el reino de Dios. Quien no viene así es maldito: no viene en nombre del Señor, sino en el de Satanás. Toda misión consiste en presentar a un Dios-asno: pobre, pacífico, humilde. Solo así se des demoniza nuestra imagen de Él y del hombre, su Hijo. Y solo así viene el Reino, que nos libera de la raíz de todo mal.

La avidez de poseer todo y a todos: cosas, personas, nosotros mismos, a Dios. "Señor: ¿es ahora que vas a instaurar el Reino?". Así suena la última pregunta de la Iglesia naciente a su Señor que se va. El momento en que viene es "este" si somos sus testigos (Hch 1, 6-8). Testigos de su ser asno.

   

   



 


Autor: Silvano Fausti, S.J. Biblista y escritor
Artículo original de Revista Popoli. Publicado en Revista Mensaje, Santiago de Chile, marzo 2010

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados