::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




¿Cómo trabajar las Bienaventuranzas?


Bookmark and Share


Las Bienaventuranzas
Introducción

El presente ejercicio trata de ahondar en el significado de los textos bíblicos. Pretende superar la atribución de un valor meramente nocional al texto a través de la relación de la Palabra con la propia vida. Por tanto, si la lectura del texto y su comprensión se construyen en un entorno de proximidad directa con la propia experiencia, tendremos una probabilidad mayor de que éste no caiga en el vacío.
2 En los evangelios encontramos dos versiones de las Bienaventuranzas: una en Mt 5,3-11 y la otra en Lc 6, 20-26. Su estructura es muy simple: la bienaventuranza declara un estado de felicidad presente (Lc 6,20) y anuncia un gozo para el futuro (Lc 11,28).




Desarrollo de la actividad

Se leen ambas versiones de las Bienaventuranzas y se elabora conjuntamente un listado con
las semejanzas y las diferencias que el educador ha de anotar en la pizarra.

A continuación, se realiza un pequeño análisis de la estructura del texto con las siguientes
preguntas orientativas:

 

  1. ¿Qué dos partes claramente diferenciadas aparecen en cada bienaventuranza?
  2. ¿Crees que es un texto complejo de estructura?
  3. ¿Por qué crees que es así de fácil o de difícil en cuanto a su estructura?
  4. ¿Cuántas bienaventuranzas hay en Mateo?
  5. ¿Cuántas bienaventuranzas hay en Lucas?

 


Tras el análisis de las estructuras se daría paso a la "Dinámica de los Carteles":

Se escogen o se piden 4 voluntarios para llevar un pequeño cartel en la frente con una de

las personas de las bienaventuranzas escrita en éste, sin que éste sepa qué papel se le ha
asignado (emplearemos únicamente: Pobre. Hambriento. Humilde. Rico).

Se divide la clase en 4 grupos diferentes, presidido cada uno por el alumno del cartel.

Cada grupo ha de "tratar" al alumno del cartel como lo que lleva escrito en la frente, y el
alumno en cuestión ha de averiguar a qué persona de las bienaventuranzas corresponde.

Es importante que los alumnos del cartel no se vean entre ellos, para que no procedan por
eliminación a la averiguación de la bienaventuranza.

Finalizada la dinámica se procederá a la formulación de preguntas sobre el significado de los
textos, tratando de extrapolar lo acontecido en los grupos. Pueden haber surgido actitudes
paternalistas, caritativas, consoladoras... y pueden haber aflorado, igualmente, una serie de
prejuicios, todo lo cual ha de tratar de captar el educador durante la observación del
desarrollo del juego.

Las siguientes preguntas tratan de conjugar lo significativo con lo experiencial para que el
texto pueda ser personalizado. Pretenden servir de guía al educador, quien ha de emplearlas,
según le parezcan, y complementarlas con el propósito de encauzar la reflexión final. Ahora
bien, convendría que el profesor fuera apuntando las respuestas en la pizarra con la idea principal de cada una de manera que no tenga que anotar las que se repiten, y tratar de categorizarlas según apunten a un mismo sentido para poder emplearlo todo en la reflexión.

 

  • ¿Cuál es la recompensa que promete Jesús en cada bienaventuranza?
  • ¿Qué es la pobreza? ¿Te molesta? ¿Te entristece? ¿Por qué?
  • ¿No crees que hay diversas clases de pobreza?
  • ¿Los pobres son vagos? ¿Tratan de cambiar en algo su situación?
  • ¿Por qué crees que Jesús nos dice que la pobreza es finalmente riqueza? ¿Adviertes la
  • paradoja? ¿Qué es una paradoja?
  • ¿Ves relación/es entre pobreza, hambre y riqueza? ¿Cuál/es?
  • ¿Qué es la humildad?
  • ¿Ves relación/es entre la humildad y la pobreza? ¿Y entre humildad y riqueza? ¿Cuál/es?
  • ¿Por qué los humildes tienen recompensa?
  • ¿Qué es para ti el Reino de los Cielos, el Reino de Dios?
  • ¿Te parece una buena recompensa? ¿Por qué?
  • ¿Crees que hay peligro de emplear el texto de las bienaventuranzas erróneamente para
  • que unos pocos "privilegiados" hagan callar a los demás? ¿Por qué?
  • ¿Crees que Jesús con estas palabras nos exhorta a la pasividad ante la realidad cotidiana? ¿Por qué? Notas Bíblicas

 

En este apartado se recogen una serie de referencias bíblicas para el educador que pueden ser de utilidad en la orientación de las respuestas.

Pobreza:

En sentido económico escasez o carencia de lo más necesario para vivir.
En el AT, primero era fruto de la maldad o un castigo de Dios (Job 20,29); después una consecuencia de la opresión de unos sobre otros (Am 2, 6-7), un mal contra el que hay que luchar sin desfallecer (Dt 15, 7-11). En sentido religioso, la pobreza es la actitud de quien confía en Dios, todo lo espera de Él y acepta su palabra. Quienes no poseen riqueza están más predispuestos a esa actitud; Dios les hace justicia (Is 11, 4), es su refugio (Sof 3, 12-13).
Jesús comparte con los pobres su vida y su destino (Mt 8, 20; 2 Cor 8, 9), les anuncia la
buena noticia (Lc 4, 18), los proclama dichosos y herederos de su reino. La Iglesia debe
mostrar su predilección por ellos (Sant 2, 1-7), compartir los bienes con los necesitados (Hch 2, 44-45), hacerse pobre con los pobres (1Jn 13, 17). El cristiano debe descubrir en los pobres al mismo Jesús (Mt 25, 40-45).

Reino de Dios:

Soberanía de Dios sobre la creación y los hombres, para llenarlos de su
amor. Es "mirarnos" las cosas con "sus ojos", adquiriendo la transparencia necesaria para
parecernos a Él por el amor. Dios reina trayendo paz y justicia (Sal 98, 5-9), que el Mesías extenderá a todos los pueblos (Is 9, 6). El reinado de Dios se hace presente en Jesús (Lc 11, 20) y en sus discípulos (Lc 17, 20-21), y consiste en la relación nueva que establece Dios con los hombres, especialmente con los pobres, por medio de Jesús. No todos lo aceptan (Mt 21, 43): exige conversión (Mc 1, 15) y produce frutos de amor (Mt 21, 43). La Iglesia debe anunciarlo y trabajar por él (Hch 20, 25; Col 4, 11). El reino alcanzará su total desarrollo al final de los tiempos (1 Cor 15, 24-28).

Temporalización

La actividad tiene una duración aproximada de una hora y media: La sección correspondiente
a la lectura y al análisis estructural de los textos puede durar unos 20-30 minutos y la
dinámica y la reflexión el tiempo restante.

Los Textos

Lee con atención los siguientes textos de las Bienaventuranzas. Puedes subrayar y hacer todo tipo de anotaciones.

Al ver a la gente, Jesús subió al monte, se sentó, y se le acercaron
sus discípulos. Entonces comenzó a enseñarles con estas palabras:
Dichosos los pobres en el espíritu, porque suyo es el reino de los cielos.
Dichosos los que están tristes, porque Dios los consolará.
Dichosos los humildes, porque heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de hacer la voluntad de Dios, porque Dios
los saciará.
Dichosos los misericordiosos, porque Dios tendrá misericordia de ellos.
Dichosos los que tienen un corazón limpio, porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que construyen la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios, porque de ellos es el reino
de los cielos.
Dichosos seréis cuando os injurien y os persigan, y digan contra vosotros toda
clase de calumnias por causa mía. Alegráos y regocijáos, porque será grande
vuestra recompensa en los cielos.
(Mt 5, 1-12)


Entonces Jesús, mirando a sus discípulos, se puso a decir:
Dichosos los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.
Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque Dios os saciará.
Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
Dichosos seréis cuando los hombres os odien, y cuando os excluyan, os injurien y
maldigan vuestro nombre a causa del Hijo del hombre. Alegráos ese día y saltad de
gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo; que lo mismo hacían sus
antepasados con los profetas.
En cambio, ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya habéis recibido vuestro consuelo!
¡Ay de los que ahora estáis satisfechos, porque tendréis hambre!
¡Ay de los que ahora reís, porque gemiréis y lloraréis!
¡Ay, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros, que lo mismo hacían sus
antepasados con los falsos profetas!
(Lc 6, 20-26)

 

     



       



     


    Autor: Pablo Rodríguez García
    SM , Profes.net

    SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




    www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados