::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Pautas para reconocer la calidad educativa de un material didáctico.


Bookmark and Share


¿COMO SABER QUE UN MATERIAL EDUCATIVO, ES "EFECTIVAMENTE" EDUCATIVO?

Cada queso requiere su leche ... el rico queso de cabra, sería imposible hacerlo con la mejor vaca productora de leche... algo parecido pasa con los materiales que acompañan y complementan el trabajo de los docentes. Cada material produce un efecto, cada material sirve en determinado contexto, para un objetivo específico.

Este artículo se complementa con los artículos enteriores en que hemos denunciado la situación de colegios católicos, comprando material didáctico elaborado por la Secta Los Niños de Dios o La Familia, luego explicamos la génesis de esta organización, también en otro artículo hicimos el ejercicio de ver que los contenidos a trabajar, las lecturas que deben hacer los alumnos, requiere de un cercano acompañamiento por parte de los educadores ... sino será una mezcla neutra, en donde cada uno piense lo que estime conveniente, perdiendo la fuerza de lo verdaderamente educativo: la búsqueda del saber y la verdad..




No basta con decir que este material, por ejemplo trabaja el desarrollo valórico de los alumnos... ante esto surgen dos interrogantes:

- primera pregunta: ¿Basta hablar de valores aislados y no vinculados a lo que entendemos por Persona Humana?
- Luego se continúa la lógica pregunta: ¿Este material educativo, ayuda al desarrollo del alumno, en coherencia con las propuestas del Proyecto Educativo del colegio y su visión antropológica?

El pensar en la evaluación de un material didáctico o educativo, no basta solamente con fijarse en su "calidad" visual, de formas, de sonido, sino primeramente en su relación con el modelo de colegio (Proyecto Educativo) y el modelo de ensenanza (Proyecto Curricular)... ¿Basta con ver un material, su calidad técnica o es fundamental consultar sobre sus autores? Estos dos elementos son las bases para seleccionar los recursos educativos y la finalidad que persiguen.

I. Interrogantes a la hora de seleccionar e integrar un material pedagógico.

Como una forma de concretar lo que hemos conversado, culminamos con algunas pautas de selección de materiales educativos.

1. Vinculación con el Proyecto Educativo.

¿El material a utilizar o la filosofía de sus autores se contrapone, con las propuestas de nuestro proyecto educativo?
¿Es un material que complementa lo educativo con las orientaciones pastorales de nuestra Iglesia local?
¿Ese mismo material, lo puedo encontrar en una organización cristiana que nos garantice la idoneidad moral del contenido y de sus autores?
¿El lenguaje del contenido del material es coherente con el lenguaje del Proyecto Educativo?
¿No existen contradicciones entre el material con el Proyecto Educativo?
¿El material es un aporte efectivo para el aprendizaje de los alumnos?
¿Hace referencia a la visión de persona en coherencia con el Proyecto Educativo? (El concepto de persona, matrimonio, familia, sexualidad, respeto a la vida, etc).

2. Fuente de creación del material.

¿Quién o quiénes se hacen responsables de la edición de este material?
¿Existen representantes en Chile?
¿Qué dirección, teléfono, oficina tienen?
¿Los creadores de los materiales, nos entregan confianza y credibilidad?
¿Las fuentes bibliográficas o modelos pedagógicos que ofrece el material están actualizados y son propositivos,novedosos?
¿Qué fines persigue la institución que diseña estos materiales? ¿Están explícitos o se ocultan?

3. Calidad de los materiales

¿Los contenidos presentan una adecuada estructura y presentación pedagógica?
Los tipos de aprendizaje que buscan los materiales pedagógicos: ¿En qué ponen el énfasis: datos, actitudes, procedimentales, individuales, sociales, trascendentes?
El alumno al usar el material ¿logra aprender algo nuevo en la construcción del concepto sobre SI MISMO (autoconcepto) y en valorar sus talentos (autoestima) animándose a actuar en situaciones convivenciales o buscar soluciones a problemas que detecta (acción).
El material, pudiendo tener algunas diferencias con el PEI del colegio ¿qué tipo de acompañamiento específico requiere de parte del docente hacia el alumno?

4. Relevancia cultural del material educativo

El material ¿se vincula con la realidad que viven los alumnos?
¿Tiene relacion con el espacio y el tiempo, con el aquí y ahora en que estamos educando?
¿El material tiene una profundidad y proyección que permite una positiva transferencia a la realidad del alumnos de lo aprendido?
¿Se adapta a nuestra forma de ser de percibir la vida, de entender la convivencia, el compromiso social, la preocupación por los más pobres?
¿Los alumnos pueden interactúar de buena forma con el objeto del conocimiento, adquieren nuevos conocimientos?
¿Permite que los alumnos puedan realizar interacciones en parejas, grupos, plenarios?
¿Los contenidos que involucra el material son significativos para el desarrolllo del alumnos, o más bien una buena forma de "pasar el tiempo"?

5. Orientación del material didáctico

¿Los textos/videos/fichas/juegos involucran valores profundos?
¿Estos valores tienen una raíz común a los cristianos o presentan una visión alejada de lo que es nuestra cosmovisión?
¿Qué antropología está detrás de la propuesta de los materiales? (no existen materiales neutros).
Si se hacen referencias bíblicas o eclesiales: ¿Qué visión de Iglesia, de Dios se presentan en sus contenidos?
¿El material asigna real significado al proceso educativo, movilizando al alumno en su nivel cognitivo, volitivo comportamental, ayudando a que revise y reorganizar sus conocimientos previos?
¿El material le anima a buscar respuestas humanizadoras en los alumnos, para desarrollar nuevas actitudes ante nuevas situaciones, evidenciando un avance entre el antes y el después de haber trabajado con el material?

II Propuestas complementarias de selección

1. Cinco claves para el éxito valórico en el uso de los materiales complementarios o didácticos.

El rol de acompañamiento en el uso de materiales de trabajo , sean libros, guías, power point, videos, películas, experiencias o testimonios, requieren un rol irremplazable del docente en estas cinco fases: Hacer pensar, integrar los sentimientos, analizar elecciones y las consecuencias de esos actos, comunicar las buenas ideas y sentimientos y ser capaces de actuar en el mundo.

Kirschenbaum, H. En su libro Aclaración de valores humanos (Ed. Diana México1982) , es el autor de estos cinco pasos y los define como el proceso de valoración en que actúan cinco dimensiones:

1. Pensamiento: ayudar a los alumnos a que aprendan a pensar, ya sea favoreciendo un pensamiento crítico (Raths, L. E. 1967), un razonamiento moral (Kohlberg, L. 1986), etc.

2. Sentimiento: aclarar lo que apreciamos o deseamos. Ayudar a los jóvenes a reforzar el concepto de sí mismos y a manejar sus sentimientos.

3. Elección: elección de alternativas y consideración de consecuencias. Es necesario establecer unas metas, reunir los datos disponibles, elegir una alternativa y considerar las consecuencias de la decisión. A la hora de tomar la decisión u optar por una alternativa podemos hacerlo libremente, identificando las consecuencias de una decisión subjetiva, de lo que creemos que es mejor; o planear las distintas estrategias que me ayudarán a incrementar la probabilidad de alcanzar esas metas.

4. Comunicación: los valores evolucionan gracias a un proceso de interacción social. Es necesario mandar mensajes claros, escuchar activamente lo que el otro quiere decir, etc.

5. Acción: actuar repetida y consistentemente para alcanzar nuestras metas, ayudar al individuo a adquirir un sentido positivo en su vida y actuar hábilmente en las áreas de acción para conseguir beneficio personal y social.


2. Doce condiciones o principios para seleccionar buenos materiales y desechar los tóxicos o de literatura chatarra.

Pueden servirnos de guia los doce principios que Raths (1971) ofrece para la valoración de las actividades en el desarrollo curricular. La potencialidad didáctica de los materiales estaría centrada en las siguientes características:

1. Que permitan al alumno tomar decisiones razonables respecto a cómo utilizarlos y ver las consecuencias de su elección.
2. Que permitan desempeñar un papel activo al alumno: investigar, exponer, observar, entrevistar, participar en simulaciones, etc.
3. Que permitan al alumno o le estimulen a comprometerse en la investigación de las ideas, en las aplicacio- nes de procesos intelectuales o en problemas personales y sociales.
4. Que implique al alumno con la realidad: tocando, manipulando, aplicando, examinando, recogiendo objetos y materiales.
5. Que puedan ser utilizados por los alumnos de diversos niveles de capacidad y con intereses distintos, propiciando tareas como imaginar, comparar, clasificar o resumir.
6. Que estimulen a los estudiantes a examinar ideas o la aplicación de procesos intelectuales en nuevas situaciones, contextos o materias.
7. Que exijan que los estudiantes examinen temas o aspectos en los que no se detiene un ciudadano normal- mente y que son ignorados por los medios de comunicación: sexo, religión, guerra, paz; etc.
8. Que obliguen a aceptar cierto riesgo, fracaso y crítica; que pueda suponer salirse de caminos trillados y aprobados socialmente.
9. Que exija que los estudiantes escriban de nuevo, revisen y perfeccionen sus esfuerzos iniciales.
10. Que comprometan a los estudiantes en la aplicación y dominio de reglas significativas, normas o discipli- nas, controlando lo hecho y sometiéndolo a análisis de estilo y sintaxis.
11. Que den la oportunidad a los estudiantes de planificar con otros y participar en su desarrollo y resultados.
12. Que permitan la acogida de los intereses de los alumnos para que se comprometan de forma personal.

Raths, J.D. (1971): «Teaching without specific objectives», Educational Leadership, abril.
Raths, L. E. (1967). El sentido de los valores y la enseñanza. México: Unión Tipográfica Hispano Americana.



   



 


Autor: Winston H. Elphick D.


SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados