::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




¿Hasta cuando lectura chatarra en nuestros colegios? ¡Cuidado con el colesterol literario!


Bookmark and Share


No todo lo que esté al alcance mi mano es bueno para mi desarrollo, ya sea en la alimentación, películas, personas, literatura, ideologías ... para saber que escoger se requiere de discernimiento, de análisis.

Esto también pasa con los materiales educativos en los colegios , lea los artículos en esta web sobre los materiales de La Familia, que se usan en muchos colegios y que es un peligrosa secta, rechazada en varios países.

No imagine que deseamos animar una "caza de brujas" ... simplemente le invito a una reflexión: ¿Cualquier material educativo, es coherente con el Proyecto Educativo de su colegio? Estamos hablando no necesariamente de un Proyecto Educativo Católico, este tiene sus propias definiciones y exigencias conocidas.

Tampoco nos referimos solamente a aquellos materiales educativos que se venden en forma artesanal ... muchas veces la fuente puede ser una universidad, un gran político, grandes editoriales o un libro convertido en best seller ...




Una mirada (no autorizada) sobre la lectura y la crítica en los colegios.

Hagamos un símil:

El supermercado está lleno de alimentos...

¿Todos son buenos para nuestra salud?
¿Cuánta comida basura o chatarra se vende en lujosos envoltorios?
y sin embargo ¿No nos van intoxicando, mal alimentando, matando dulcemente?

Lo mismo, pero lo mismo puede ocurrir en nuestros colegios: ¿Cuántos autores (que incluso están en la propuesta de lectura del Ministerio de Educación) no tienen un grado de "chatarra", de "colesterol" para el espíritu, para los valores y propuestas del Proyecto Educativo del Colegio.

¿Algunos ejemplos?

Alberto Fuguet y Mala Onda: "Fue polémica. Las aventuras de un niño rico durante una semana clave para Chile, en la que se aprobaba o no una década entera con Pinochet en el poder, perturbaron a varios sectores. La derecha acusaba a Matías de decadencia, malos modales y permanentes ataques a la moral y la imagen del chileno ejemplar. Por su parte, la izquierda lo acusaba de gringo, de odiar a Violeta Parra, de no reconocer el rostro del Che Guevara en una camiseta y de una superficialidad macabra que no lleva a nada bueno. Ahora bien, para criticar hay que leer, así que de que el libro se vendía, se vendía. Bombardeado de críticas radicales, Fuguet hizo lo mejor que se puede hacer en esos casos y le pidió a la editorial que adjuntara las críticas a los ejemplares en vitrinas. O sea que Mala Onda se vendía con una cinta de papel al frente en la que decían cosas tipo "el peor libro que se ha publicado en Chile" y "el personaje más repelente de la historia". Buena. Gran jugada. Usar a los enemigos para ganar enemigos". (Juan Fernando Andrade, Quito 1981, Escritor, cineasta, mantiene una columna El Diario de Quito).

¿Escribir para el mercado, para el ranking o para ...?

El libro muestra la vida de Matías Vicuña, diecisiete años. Un súper protagonista, de clase alta.que ha vivido todo tipo de experiencias y que luego del vértigo, las drogas, la promiscuidad, el alcohol, queda harto de todo, del estudio, de sus padres, de las normas ... por eso hace lo que quiere... su vida se le ha dado muy fácil, no ha tenido que sufrir por nada, amante de que todo se lo solucionen... personajes, lenguaje y actos desenfadados, soeces.

¿Pero no es un modelito interesante para imitar? Si el hizo tantas barbaridades... ¿por qué no podré hacer yo una que otra? Y allí tenemos a nuestros chiquillos reventados de velocidad en las carreteras, haciendo carreras por la Kennedy, bebiendo la "previa" a la fiesta para llegar más "armonizados!


Algunos textos de "Mala Onda"

 

  • "Mi padre tiene minas por kilo, con harta cadera, harta teta. Culea de lo lindo, me consta. Jamás podré superarlo. Soy un romántico. O un tímido. Más bien un huevón.
  • "- Fumaste marihuna, ¿no es cierto? - Sí, que horror, ¿no? Ma-ri-hua-na. Maconha. Esta juventud chilena está en decadencia, no hay nada que hacer.... - ¿Te queda algo?"
  • "Matías está creciendo y eso duele. La noche en que llega al City Hotel viene de su casa, de huir de su casa tras haberle robado billetes, cheques y gramos a su viejo".
  • "Se puede farrear por alegría y farrear por tristeza"

 

Por lo general con este tipo de lecturas me quedan preguntas: ¿Cómo una editorial gasta tanto en relatos que no dejan nada en el corazón? ... no hablo de usar libros con citas siuticas, sino ofrecer libros hechos con la mano que escriba no para el consumo, sino para "el alimento" mental, espiritual de sus lectores...
¿Estamos escribiendo para el mercado, vendiendo lecturas que la gente pide... pan y circo? ¿No es el escritor la voz que llama al pueblo a levantarse, a proponer cuestionamientos esenciales, a animarnos a subir, a ascender por la escala evolutiva del ser humano, que nos desafía y nos abre horizontes humanizadores?

¿Qué podemos hacer?

Por lo general en los colegios se asumen tres tipos de respuestas:

1. Algunos colegios ha decidido aplicar restricciones ¡Este autor, aquí no se lee!
2. Otros colegios los leen, pero aplican una actividad de juicio, de análisis crítico, de discernimiento sobre lo que escribe. Les enseñan a los alumnos a opinar y discrepar con ese autor.
3. Otros, la gran mayoría pasan los textos a los alumnos, les obligan a tragar colesterol literario... sin ningún filtro analítico.

¿Cuál elige usted?

A Fuguet hay que estudiarlo acompañado y críticamente.

Un autor retrató la producción de Fuguet como "bazofia", extraña palabra que significa: Comida poco apetitosa, cosa despreciable o de mala calidad...

No tengo la autoridad para referirme a Fuguet sobre su cualidad de escritor, ha sido llamado el fenómeno literario y editorial de"la nueva narrativa chilena", Time lo menciona como uno de los escritores más representativos del continente. Sus novelas han sido publicada en más de 15 países y traducido a varios idiomas ... mi crítica no va por allí... (por eso digo que mi mirada "es no autorizada" en esta área)...

Estamos hablando de la literatura que pueden leer nuestros alumnos, de acuerdo a un proyecto educativo con propuestas antropológicas y valóricas.
Decíamos que hay colegios que rechazan esta lectura, otros la entregan sin ningún cuestionamiento...creo que debemos buscar la tercera vía, leer a Fuguet con dos consideraciones:

1. Acompañado.

De un docente que no entregue las respuestas, sino que entregue preguntas, que haga sacar conclusiones al alumno.

2. Críticamente.

Esta lectura es muy entretenida y cercana al alumno, pero es ligth, con temas de baja trascendencia, conflictos adolescentes de barrio alto. No tiene peso reflexivo, es un cuenta historias, pero logra cautivar porque muestra como es una porción de los jóvenes hoy. Leer críticamente a Fuguet, significará exigirle que haga arte, que sea capaz de crear pensamiento en sus lectores, que incorpore el espacio y el tiempo, para provocar un deseo de mejorar esos espacios y los nuevos tiempos que estarán en las manos de sus lectores jóvenes.

¿Lectura entretenida o educativa?

Como la queja de nuestros alumnos insisten en que las lecturas son "para viejos", que "no les dicen nada", "que son aburridas" ... entoncen los profesores corrimos a comprar literatura de mall, de ventas masivas, de mercado... ¿Pero que nos deja su lectura, anécdotas, risas, modelos enfermos para imitar?

Decía T.S. Elliot que existen tres grados en los lectores:

Primer grado: Leer para divertirse.

Segundo grado: Leer para en algún grado identificarse con lo que lee: ¿En qué se relaciona esto con mi vida? ¿Seré yo el amante? ¿El piloto, el aventurero? ¿En qué me representan?

Tercer grado: Leer para obtener "valor" de mi tiempo invertido, lograr una lectura "inteligente", en lo emocional y racional, que anime el pensamiento diverso, la creatividad, el estusiasmo por vivir y soñar...

(Thomas Stearns Eliot, conocido como T. S. Eliot (1888-1965) poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense. Premio Nobel de Literatura)

El diagnóstico definitivo es que la gente no lee... ¿y no sólo nos basta con no leer, sino además les ofrecemos pobres lecturas? .... ¿más cercanas al "derecho de autor", que al "derecho del lector"?

¿Lectura siempre entretenida?

Hoy se tienden a buscar lectura que "satisfasgan" los intereses de los alumnos: el terror, las aventuras tipo Vicuña, el comic, las traiciones de pareja, el misterio, espionaje, el humor.

La razón de un escritor es llegar al corazón de su lector, es provocar sentimientos, generar cuestionamientos... cada libro es un instrumento educativo, especialmente en un continente pobre como el nuestro, que sabemos que aquello que no lean "por obligación" en el colegio, es poco probable que lo lean "por adopción" cuando adultos...
Cada libro es un profesor que entrega una reflexión, una enseñanza para honrar y mejorar la vida, para crecer como personas, además de incrementar nuestra velocidad lectora, el vocabulario y lo más importante, la capacidad reflexiva.

Pareciera que la razón de muchos escritores es crear artículos de venta, libros para el "consumo", no para la "alimentación", con baja transferencia educativa, sin reflexiones, ni crítica social, sin análisis de los códigos culturales que estamos contruyendo en esta sociedad global. Libros con una neo-estética grosera, liviana, llena de las mismas experiencias que viven los lectores y que el mayor bien que les entregan es reírse y recordar sus vivencias... o sea, llegamos como gran cosa al grado dos de Elliot...

Lo lúdico, divertido, el pasar el rato, el pánico a la lata, se comió a la trascendencia, la reflexión y el análisis. ¿Es que siempre hay que leer en forma "tan entretenida", sin colocar un poco de esfuerzo, voluntad, renuncia... acaso otras disciplinas tienen todo lúdico y entretenido ¿Cuánto cuesta concentrarse en matemática, correr los 100 metros en educación física, entender el génesis en religión, descifrar el genoma humano? ... El escritor Antonio Muñoz Molina nos dice sobre esto:

"Se nos educa para disciplinarnos en nuestros deberes,
pero no en nuestros placeres.
Por eso nos cuesta tanto trabajo ser felices".


Sin renunciar a un grado de entretención que piden los alumnos, se debe buscar hacer un profundo trabajo crítico con los ellos, sobre las lecturas que se entregan. NUNCA dejar al alumno solo con el autor, nunca dando las respuestas, sino llevando al alumno a criticar, tanto al contenido del libro, como la intención del autor del libro ¿qué le motiva en su escritura? ¿Escribe para ganarse la vida (lecturas de metro, livianitas) o intenta dar profundidad a sus escritos?

Aunque suene antiguo, pero debemos acompañar en la lectura a nuestros alumnos ... ¿Usted sabe que el libro Mi Lucha de Adolfo Hitler, hoy es un súper venta . Yo lo he leído y es de una belleza y profundidad enorme ... sin embargo lo escribió uno de los mayores asesinos del mundo. Un chiquillo de quince que lee este libro, puede quedar enganchado con un astuto escritor como Hitler. Por eso es que debemos trabajar por llegar a este tercer grado de lectura en el que se desarrolla la capacidad crítica y el juicio... sin eso será simplemente lecturitas para "pasar el rato" y "poner" la nota...

NOTA: Perdonen los lectores de Fuguet, fue solamente un ejemplo, podría haber sido otro, pero es uno de los más popular, a la vez que controvertido. Tampoco lo he querido relacionar con Hitler, de ninguna forma.



   



 


Autor: Winston H. Elphick D.
Si usted discrepa con estas reflexiones, puede dar su opinión en el Café Virtual

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados