::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Sacramento, reconciliaciĆ³n y Trading...


Bookmark and Share


En este artículo no pretendo promover preceptos humanos, sino sencillamente una forma de cómo, hasta hoy, he podido establecer paralelismos entre el día a día en mi agenda religiosa y no-religiosa.

Trading es el proceso de seleccionar inversiones con alto riesgo en busca de sacar ganancia anticipando movimientos en el precio.




El trader, o especulador, no es un apostador buscando vida fácil sino que más bien es alguien que usa un proceso sistemático, científico y económico para acelerar lo inevitable. La especulación, o trading, es un microcosmos de la vida porque para "ser trader" se necesita coraje, disciplina y humildad.

Los traders, especialmente los aprendices, llevan un journal o diario personal donde apuntan o graban todo sobre sus errores y aciertos durante la sesión. Básicamente deben responderse preguntas como ¿Le fui fiel a mi Plan? ¿Obedecí mis reglas de administración de riesgo? De a cuerdo a lo que vi hoy: ¿Qué haría mañana para perder dinero? Así hace lo contrario.

Son muchísimos los métodos que existen para que los traders "se mantenga en la zona", es decir en su plan, no tanto que haga mucho dinero porque eso puede volverse obsesivo. Pero siempre el objeto de estas tácticas no es que el Trader se humille a él mismo enfrentando su mediocridad. Tampoco es para que se vanaglorie de sus virtudes. Sencillamente es una herramienta que le ayuda a perseverar superándose a él mismo. Su vocación consiste en mejorar, con pérdidas o con ganancias, y tiene que evolucionar, aunque sea marginalmente, todos los días.

Así como el Trader es inevitable que enfrente pérdidas de dinero, así los bautizados enfrentamos tentaciones y caemos en traición a Dios, pecado. Las pérdidas descontroladas pueden reventar el patrimonio de un trader así el pecado puede acabar con toda tu existencia, aun dejándote vivo.

Considero que el trading tiene una relación con nuestro sacramento de la reconciliación. Especialmente entre el pecado y las pérdidas.

Tal vez te ha pasado que confesas el mismo pecado y nunca logras salir de esa desviación. O sencillamente dejas de confesarte porque ya no tenés la esperanza de que podes superar ese desvío y por lo tanto terminás por rechazar la misericordia de Dios [infierno le llaman a eso]. Creo que todos los pecadores pasamos por eso.

Interactuando con traders y con psicólogos de traders me doy cuenta que es muy usual que los traders-principiantes anotan los errores en la sesión del día pero usualmente fallan en trazar un plan de acción para proteger el capital y no repetir el error para que no se vuelva una pérdida total.

En un curso de eclesiologia aprendí que la palabra pecado en hebreo se dice chattath y es un verbo que significa "desviarse de un objetivo". Cuando nosotros pecamos nos desviamos del objetivo que planteamos en el primer mandamiento: amar a Dios sobre todas las cosas. Esto lo confirme cuando tuve la oportunidad de conocer a un trader/psicólogo muy famoso en el ambito, platicando con el Dr. Brett Steenbarger, allá en Chicago, concordamos en que ese es el "pecado" de los traders, desviarse del plan [no digamos no tenerlo].

Es así como llego a lo siguiente: tengo que comprender la santidad como una búsqueda despiadada del Camino, la Verdad y la Vida; Y no como una agenda neurótica [emociones negativas] que me hace incapaz de evolucionar. Esta es algo que los obispos han escrito en el documento conclusivo de Aparecida: El Discípulo-Misionero se mantiene en constante purificación usando las herramientas fundamentales de la Iglesia: La Palabra y los Sacramentos. Es así como intervenimos eficazmente par la transformación de la realidad: purificando la razón, promoviendo la vida y construyendo una sociedad desarrollada.

La próxima vez que pensemos en confesarnos no debemos quedarnos en lamentaciones por los desvíos que tenemos. Debemos escribir un plan de acción que te permita generar una estrategia para evolucionar, para acercarnos a la santidad aquí y ahora en tiempo real.



   



 


Autor: Diego Joachin
joachin.wordpress.com, 12. Septiembre, aƱo 2009

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados