::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Una sicóloga te enseña a encontrar la pareja adecuada


Bookmark and Share


LO QUE TODA MUJER NUEVA DEBE SABER ANTES DE BUSCAR PAREJA: ¿ES ESTE EL ELEGIDO?

Como mujer y como psicóloga, he visto que muchas veces no estamos tan dispuestas a modificar nuestra conducta en esta área. Vivimos un encuentro con Jesús pero seguímos haciéndonos ciegas para continuar en una relación que no funciona, ciegas para seguir entregando el corazón con descuido, ciegas para permitir varios tipos de ofensas que van desde mentiras, malos tratos e incluso abuso físico, psicológico o sexual.




En el ámbito de lo sexual pareciera ser donde más padecemos la ceguera espiritual, tanto hombres como mujeres. Las relaciones sexo-genitales están a la orden del día. Pareciera que algunas veces intentamos interpretar los mandamientos a nuestro favor para, como en este caso, terminar afirmando que estamos en total derecho de disponer sobre nuestro cuerpo y que "si se hace por amor, está bien".

Es difícil cuando el mundo nos vende la idea de que el Templo del Espíritu Santo está para proveernos de placer y satisfacción sin límites, seguirnos aferrando a la enseñanza de nuestra fe católica de que la amistad verdadera, centrada en Cristo, es la base del noviazgo. (Siempre teniendo a Cristo como centro y tomándolo como ejemplo de amigo). Una relación Cristo-Céntrica es un reto difícil, pero se hace más fácil cuando escogemos con cuidado a la persona con la cual deseamos compartirlo. Para esto les comparto una información que llegó a mis manos, de autor anónimo, cuando mi cuarto día comenzaba. A todas las Mujeres Nuevas, las invito a reflexionar sobre los requisitos que debemos tener en mente antes de buscar pareja.

Primeramente, como hijas de Dios que somos, debemos dejar que nuestro Padre Celestial escoja. Debemos confiar en Él y no sólo en nuestro corazón, porque el corazón no considera las cosas racional e inteligentemente, ¡el corazón ama el amar! Por lo tanto, tenemos que apuntar en la dirección correcta: ‘Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida' (Proverbios 4:23). Siempre que conozcas a un hombre, necesitas tener el consentimiento y la autorización de parte de Dios, revisar sus atributos, y después dejar que tu corazón se involucre.

El noviazgo de los verdaderos hijos de Dios debe ser aquel entre dos personas que se dan el permiso de vivir primero una amistad profunda que permita descubrir si coincidimos en las cosas importantes y si cada uno busca caminar hacia Cristo de la misma manera.

El noviazgo no fue creado con el propósito de apareamiento, debemos tenerlo muy claro. Fue creado con el propósito de conocimiento. Un conocimiento hacia tres direcciones, que se asemejan a los tres encuentros, sólo que esta vez es: Me conozco más a mí misma y conozco más a Dios, a través de conocer a ese otro, en este caso mi pareja potencial.

Entonces, este amigo se puede convertir en mi novio, para seguir creciendo juntos, para acercarnos aún más a las cosas de Dios, no para arrastrarme por caminos de pecado, tirsteza o incertidumbre. Debemos decidir seguir viendo a Cristo en esa persona y buscar seguir caminando juntos a Él. Vale la pena, de tiempo en tiempo detenernos a evaluar:

 

  • ¿Con esta persona realmente me encuentro siendo quien Dios quiere que yo sea?
  • ¿Esta persona me ayuda o me perjudica en mi cercanía con Dios?
  • Finalmente, si esta respuesta es positiva, debemos auto-evaluarnos con sinceridad para ver si estamos aceptando a nuestra pareja tal y como es.

 

Entendiendo que así fue creada por Dios, que obviamente tendrá errores, como yo también los tengo. Pero debo tener como meta amar y aceptar a mi pareja como Dios en su amor perfecto lo hace con cada uno de nosotros.



   



 


Autor: Maria Jose Godoy, sicóloga.
Inteligenciacatolica.wordpress, 3 Diciembre 2009

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados