::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Ocho ideas para que una mujer pueda elegir su pareja


Bookmark and Share


LO QUE TODA MUJER NUEVA DEBE SABER ANTES DE BUSCAR PAREJA:  ¿ES ESTE EL ELEGIDO? - por Maria Jose Godoy

Teniendo en mente que el noviazgo existe con el propósito de recolectar información importante, si quieres un noviazgo productivo, usa el tiempo sabiamente para recolectar los siguientes datos:




1. Revisa la tela de que está hecho.

¿Puede decirse que tal persona es ‘material' para compañero? ¿Tiene este hombre una relación personal con el Padre a través de Jesucristo? ¿Le importa lo que Dios piensa de su comportamiento? ¿Está dispuesto a cambiar y convertirse en un mejor hombre? ¿Es responsable ante Dios así como otro colaborador en la fe? La responsabilidad ante Dios es un factor importantísimo. Es imperativo que el mantenga un compromiso serio con Dios. ¿Es un miembro de la misma familia, la familia de Dios? Ambos deben tener un camino espiritual muy similar.

2. ¿Este hombre te quiere, te busca, se interesa?

El hombre indicado te va a buscar y la mano de Dios en la relación va a ser muy clara. Sin adivinaciones, sin telones, sin callejones sin salida. La Biblia nos dice: ‘El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia del Padre' (Proverbios 18:22). Démonos cuenta de: ¿Quién halla a quién? El hombre encuentra a la esposa. Desde el principio de los tiempos, Dios ha transportado a los hombres y mujeres alrededor del mundo con el propósito de ponerlos juntos. En el tiempo correcto, Dios traerá a ese hombre a la escena y él te va a encontrar. En el diseño perfecto de Dios, el hombre es el que reconoce a su compañera. Adán no tuvo ningún problema en reconocer que Eva era la costilla que le faltaba. Tú no necesitas ponerte estratégicamente en ningún lugar. Los hombres harán lo que sea con tal de obtener lo que ellos realmente quieren. Si él se muestra pasivo al tratar de ganar tu atención e interés, tómalo como un signo de que no está interesado.

3. Considera sus amistades.

Todas sabemos que pájaros de la misma bandada siempre vuelan juntos. No obstante, muchas mujeres fallan al reconocer la conexión que existe entre un hombre y sus amigos. Sus amistades te dicen mucho acerca de esa parte de su personalidad que aún no has visto. Sus amigos te revelarán aspectos de su carácter que pueden estar escondidos cuando él está de buen humor, o mostrando su mejor comportamiento. Todos saben cómo poner el mejor pie adelante. ¡No te enfoques solamente en ese pie, sino revisa el resto del cuerpo!

4. Examina la relación que él tiene con su madre.

¿Cómo la trata él? Esto es una anticipación de cómo te tratará él. Hay muchos hombres que, debido a una mala relación con su madre, no les caen bien las mujeres aunque digan lo contrario. Problemas sin resolver entre una madre y su hijo continuarán sin ser resueltos entre un novio y una novia, y más adelante entre un esposo y una esposa.

5. Reconoce los patrones en su vida.

¿Crees ver repetirse los mismos ciclos de drama en su vida personal? ¿Relaciones rotas, fallidas? ¿Problemas al hacer compromisos incluso en el mercado de trabajo? ¿Cambios de ánimo? ¿Los problemas siempre son culpa de alguien más? ¿Acepta la responsabilidad o tiende a desligarse? ¿Cumple sus promesas? ¿Es un hombre de buena reputación? Recuerda que todos los atuendos lucen muy bonitos cuando están en la vitrina de las tiendas, pero con el uso cambian su apariencia. Date el tiempo y el espacio para cerciorarte acerca del hombre de tu vida.

6. ¿Tiene este hombre una visión para su vida?

¿Está andando con esa visión? Recuerda, Dios decidió que Adán necesitaba una ayuda idónea una vez que Adán se encontró ocupado haciendo lo que Dios le había mandado. Así como vimos en Adán, un hombre no necesita de una ayuda idónea hasta que se encuentre ocupado cumpliendo con las cosas para las que fue creado y llamado a hacer. ¿Está el hombre de tu vida guiado por un sentido de destino y propósito? ¿O solamente deja que la vida pase alrededor de él? Tú debes querer un hombre que esté firmemente anclado en su identidad con Cristo. Recuerda, que estás esperando por un hombre que en un futuro será líder de su hogar.

7. ¿Se complementan ustedes dos?

¿Tus talentos y dones complementan a los suyos y viceversa? ¿Qué acerca de los temperamentos de ambos? ¿Ves a los dos como un equipo efectivo capaz de traer bendición a las vidas de aquellos que los rodean? ¿Sus futuros se entrelazan? Es por eso que el conocer el propósito que Dios tiene para ti es tan importante. Asegúrate que los corazones de los dos latan por las mismas causas. Si conoces a un hombre que te hace sentir que necesitas reinventarte a ti misma, seguramente algo anda mal. Aquí es donde te pregunto el considerar la relación en términos de costos. ¿Es esta relación costosa espiritualmente, emocionalmente o físicamente? ¿Tus deseos por un compañero harán que olvides quién eres en el proceso? El hombre de tu vida debiera considerarte como una joya sin precio, difícil de encontrar; después de todo, ¡debido a ti él será bendecido en grande! Ese hombre debiera hacer abundantes y ricos depósitos en tu corazón y espíritu, ¡no retiros!

8. ¿Tiene ese hombre un saludable amor y aceptación por sí mismo?

Asegúrate de que el hombre de tu vida haya tomado tiempo para curarse de cualquier relación pasada y que haya hecho paz consigo mismo. De la misma forma en que cuide de sí mismo será la forma en la que cuide de tí. La relación de un hombre con Dios es crucial aquí. El amor que tenga para sí mismo será solamente tan fuerte como su amor por Dios. Este amor no es algo que tú le puedas brindar. Tú no puedes ser su salvadora o su maestra. Eso está fuera de cualquier orden espiritual.

Conclusión

Así que tú decides.

¿Cuánto vale tu vida?

¿Cuánto vale tu amor?

Tú serás capaz de aceptar solamente lo que tú crees que mereces.

Si este hombre está causando que comprometas

tu fe y está desestabilizando tu caminar con Cristo,

si te está llevando a la actividad sexual o está causando

que te distraigas de tu compromiso con Dios,

la relación será demasiado costosa.

Y créeme, el hombre adecuado en el tiempo inadecuado

puede ser tan terrible como el hombre inadecuado en cualquier tiempo.

Así que confía en el tiempo que tiene Dios preparado para esto.

Ora, confía y espera.



   



 


Autor: Maria Jose Godoy
Inteligenciacatolica.wordpress, 3 Diciembre 2009

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados