::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Dudas en medio del apostolado... cuando el día, se hace noche


Bookmark and Share


Era de día, pero se hizo noche...es una experiencia personal del desánimo que en ocasiones nos puede surgir en nuestra tarea.

Es como el cansancio de los seguidores o apóstoles ... ¿Quién escuchará nuestras propuestas? ¿Le servirá a alguien mi trabajo, mi palabra? ¿Estoy haciendo lo posible por ayudar a superar la pobreza, o simplemente soy un teórico del tema? ... son preguntas que surgen en este día que se me hizo noche...




ERA DE DIA, PERO LLEGO LA NOCHE...

Es cierto, era un lindo hermoso,
lleno de sol, luz, colores,flores,
aroma a pan caliente en la mesa.

Era de día, plenamente día... pero se hizo de noche.
A mí, solo a mi, en ese día.
Yo de noche, los otros de día.
Inexplicable, realidades distintas
y todas sentadas allí en la mesa...

Si, estoy tan seguro que la vida es un continuo zigzag, subidas y bajadas, anhelos y frustraciones.

Lo digo no por haber leído a este u otro autor,
lo digo desde la experiencia.
Al menos mi vida no es un estado permanente,
ni de gracia permanente, ni de desgracia permanente.

Hay días en que se me oculta el sol, siendo de día.
Llega la noche adelantada,
como un somnífero oculto
que una mano bruja coloca en mi bebida.

De pronto ese somnífero baja mis párpados,
cierra la esperanza, oculta el enorme horizonte.

Es cierto, hay días en que mi sal se vuelve salobre,
en donde toda la energía que antes me empujaba,
ahora se niega a salir y compartirse.

Es como si todo el agua acumulada en mi dique,
se esfumase de pronto, sin aviso, sin romper las paredes,
sin el ruido tremendo de que viene el caos...
silentemente pasa a otro espacio.

Esos días en que se me hace noche el día,
son de dudas abiertas, de cuestionamientos,
de temores en el ascenso.
Es ese conversar solo y dudar de mis respuestas,
dudar de lo que hago y como lo hago.

Son días de neblina, que ponen a prueba mis creencias,
ese amor, el único amor que lo traspasa todo
y que da sentido a mi vida, a mi familia,
a mi trabajo, a lo que creo y rezo.

Son días de duda en que me cuestiono lo que escribo,
en que me siento llamando de un teléfono
el cual no tiene a nadie al otro lado
¿alguien leerá esto que escribo?
¿A quién le servirán estas, mis palabras torpes,
a veces soberbias, altaneras,
otras pobres y repetitivas?

Son días en que me cuestiono todo lo que hago y no hago. ¡Tanta madre sola sufriendo por sus hijos! ...
a la vuelta de mi casa
¡Tanta gente que se aleja de Dios,
porque le mostraron un falso rostro de Dios! ¿Y yo? Abrigadito, escribiendo mis "profundas"
(además de teóricas) reflexiones,
cuando no soy capaz de moverme más,
de actuar más para cubrir un poquito más
de la pobreza de esos que en el semáforo en rojo,
han golpeado el vidrio de mi auto...

Son días de una aridez de mi fe, en que todo lo dudo,
en que dejo de hablar con quien más quiero...
¿Y Tu Señor dónde estás, dónde te escondes?
¿Dónde encontrarte si en mi corazón no te encuentro,
ni el monte, el mar, ni el más hermoso templo?

Y tu querido amigo, aún estás leyendo estas líneas,
aún estás aún al otro lado del teléfono?
¿Cómo está tu día?....


Wed, 14 febrero 2010, Chiloé, Castro, Isla maravillosa al sur de Chile.



   



 


Autor: Winston H. Elphick D.


SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados