::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




¿Cómo es tu relación con Dios? Responde una docente laica...


Bookmark and Share


"Mi relación con Dios es cercana, amorosa y en constante construcción".

Evelyn Garlick,
Coordinadora Académica
Programa de Desarrollo Personal
Universidad Cardenal Silva Henríquez
Santiago de Chile

Evelyn Garlyck trabaja hace 10 años en la UCSH. De profesión asistente Social, ha tenido un amplio y diverso quehacer en nuestra Casa de Estudios, desde la coordinación
del Servicio Autocuidado y Prevención Integral de la Dirección de Asuntos Estudiantiles, hasta el desarrollo de actividades curriculares, investigaciones, publicaciones y
gestión en redes Interuniversitarias. Actualmente se
desempeña como Coordinadora Académica del Programa de Desarrollo Personal (Departamento de Psicología) y es una activa integrante de la Pastoral de Académicos de la
Universidad.
Quisimos conocer más de ella, de su trabajo con los jóvenes, de sus preocupaciones respecto a ellos y por supuesto, de su relación con Dios. 





• ¿Qué es lo que más valoras del trabajo con los jóvenes?
Su optimismo, su predisposición y sus ganas de realizar, su "todo es posible", su búsqueda que es tan característica a su etapa de desarrollo. Esto se vislumbra en sus ganas de
impactar en el mundo y dejar su huella, deseosos de creer y hacer realidad ideales que valga la pena vivirlos y que le den sentido a su vida.

Ellos se permiten explorar e ir bosquejando su proyecto existencial para ir plasmándolo junto a otros. En este sentido creo que el acompañamiento de los y las jóvenes en esta etapa de su vida tiene mayores posibilidades de fructificar.

Se trata de una invitación a descubrir y a fortalecer el desarrollo de su potencial de ser humano en vínculo con los demás, desde el seno familiar hasta la comunidad social, a desarrollar su autonomía con un sentido de responsabilidad personal y social. Mas aún, trabajar con los jóvenes en grupos de jóvenes, potencia el desarrollo de un proyecto que es a la vez personal y social.

• ¿Cuáles son tus principales preocupaciones sobre la juventud actual?
El acompañamiento y la posibilidad de espacios reales de participación social. El mundo de los adultos ha minimizado su función formadora, a la familia cada vez le resulta más difícil cumplir con su labor formativa y de acompañamiento de las nuevas generaciones. Otros actores sociales han debido asumirlo, por ejemplo, las jornadas extendidas en las escuelas, los grupos de esquina de barrio, y por qué no decirlo, la relevancia que ha tenido en los jóvenes la comunicación
virtual. Sin embargo, los jóvenes se quejan de soledad y la satisfacción de las necesidades emocionales que se ha generado es precaria.

En este contexto, es importante asumir una responsabilidad social en la formación de las nuevas generaciones, con entrega de espacios recreativos, tiempo, interés real por sus proyectos, darles crédito y respeto a sus necesidades y preocupaciones sin dejar de asumir una función adulta asertiva. Es necesario que pensemos que estos jóvenes son los que acompañarán a una nueva generación en su momento y para ello se necesita haberlo vivenciado.

• ¿Crees que la espiritualidad salesiana se ve reflejada en la actividad académica de la universidad?

Me parece que se han dado grandes pasos en diferentes estadios. La universidad se ha comprometido y lo ha hecho explícito, a través de su Modelo de Formación.
Esto se traduce en un plan común universidad que es transversal en la formación de pregrado, donde se hace visible, a través de actividades curriculares, el diálogo que hay entre el proyecto de vida personal y profesional; el diálogo fe - ciencia, fe- razón y el discernimiento ético. Hay otras acciones que también ocurren en el marco de ser universidad y que a pesar de no ser académicas están influyendo en el diario vivir y a mi parecer tiene que ver con una mirada nueva e interesante de una espiritualidad salesiana en la acción. Un ejemplo es el cariz que ha tomado
el ingreso del estudiante a la Universidad. El "mechoneo solidario " es un ejemplo
tangible de un cambio de actitud entre los jóvenes: la solidaridad versus agresión.

• ¿Cómo es tu relación con Dios?
Le pregunté una vez a una persona esto mismo y me contestó: está "en constante construcción". Me pareció escucharme yo misma. Es cercana, amorosa y en constante construcción.


• ¿Cómo comenzó tu acercamiento a la pastoral de los académicos?
Por el testimonio de vida de las personas que me invitaron y por la coherencia que emanan.

• ¿Cómo ves la acción de la Pastoral? ¿de qué forma aporta o puede ser un aporte a la formación de los jóvenes de esta Universidad?
Durante estos años ha sido relevante, especialmente en relación al acompañamiento de jóvenes, administrativos y académicos. El aporte específico de la Pastoral, como colaboradora de la acción formativa de la Universidad mediante la entrega de un sentido de trascendencia y humanización a la tarea académica y desde ella abrir el camino para el encuentro con uno mismo, los demás y con
la persona de Jesucristo- la he visto en acción en Jornadas con Académicos, dirigidas por el padre José Lino, que dan cuenta de un encuentro profundo y de un acompañamiento en este sentido.
En relación a los jóvenes, la declaración de "asumir el Evangelio en clave juvenil
y realizar su acción formativa integrando la espiritualidad y el método del Sistema
Preventivo de San Juan Bosco, creando un ambiente de amabilidad y de servicio solidario" se encarna en los trabajos voluntarios, campamentos, acciones solidarias y también aquellas dirigidas a desarrollarse como personas, acciones que también la realizó el personal administrativo de la Universidad.

• ¿Conociste al Cardenal Silva? ¿qué recuerdos guardas de él?

Si, en años difíciles de represión política, en la Vicaria de la Solidaridad tuve el privilegio de estar físicamente cerca sólo una vez. Pero lo mas importante para mí fue su coherencia, que se plasmaba en su quehacer y la forma que lo realizaba.
Un ser lleno de energía, de concreciones, lúcido, valiente. Luchador incansable de los derechos humanos y de los carenciados. Tenemos la vara muy alta y a la vez es motivadora.



   



 


Autor: Boletín de Pastoral Universidad Cardenal Silva Henríquez,
Santiago de Chile, mayo de 2010

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados