::: Discipulomisionero:::
Documento sin título
Buscar      
Ingreso de Usuarios
Email :
Clave :
SI NO ESTAS REGISTRADO
HAZLO AQUI




Notas sobre DSI


Bookmark and Share


Doctrina Social de la Iglesia

Doctrina: (Deriva del latín) Es una enseñanza con la que se instruye a alguien, respecto de un conjunto de ideas de distinta índole (religioso, filosófico, político, etc.) Ej: Doctrina cristiana.
Desde este punto de partida, entonces, la DSI (Doctrina Social de la Iglesia) es una serie de pautas de enseñanza acerca de cuestiones sociales iluminadas desde la Palabra de Dios y desde la mismísima acción del Jesús histórico en su recorrido por su tierra, Palestina.

Basta con recordar algunos de los primeros signos de los verdaderos "derechos humanos" con que Cristo, iluminó la vida de la humanidad.

 

  • ➢ En un contexto cultural y religioso cerrado, los niños y las mujeres quedaban excluidos del contacto con las cosas de la Ley; Jesús -un rabí (maestro)-, en cambio, se pone a evangelizar (dar la buena noticia de Dios) a una mujer... y si esto no fuera poco, a una mujer de Samaría... (enemigos de los judíos). 
  • ➢ Además de esto, en otra oportunidad, este maestro toma un niño entre sus brazos y les dice a sus contemporáneos "El que no se haga como uno de estos (niños) no entrará al Reino de los cielos"... 
  • ➢ También, podemos recordar cuantas veces pidió por la inclusión de los pobres, los necesitados, los huérfanos, las viudas...

 

Esos derechos humanos, allí enclavados en un momento de historia por un hombre, por un hombre muy especial... porque hoy sabemos que aquél fue el Hijo de Dios hecho hombre (encarnado) aquél que fue anunciado desde su propio Padre a su pueblo, a través de los mediadores: Abrahán, Moisés, los profetas, entre tantos otros hasta su mismísima llegada a este mundo en su humilde nacimiento en Belén, en donde se "plenificó" la Revelación, según podemos leer en la Constitución Dogmática "Dei Verbum".

Aquél que vino a revolucionar nuestra comodidad solitaria y poco comprometida y nos llamó a ser comunidad... comunidad con todos, pero en especial con el más necesitado... pero ¡cuidado!, no pensar sólo en el que necesita alimento, techo, abrigo, sino también de aquel que, satisfecho de las cosas materiales, tiene "hambre de Dios"; el que es "pobre" de afecto, de inclusión, de trabajo, de respeto, de amistad, de libertad, de derechos... y de tantas cosas más... En definitiva, "pobres de la dignidad de Hijos de Dios".

Para profundizar en el tema de la DSI, debemos remitirnos a las encíclicas conocidas como "Encíclicas Sociales" y reconocer su influencia en el mundo occidental.

Antes de progresar con el tema creo que debemos saber qué es una encíclica: el nombre proviene del latín y este a su vez del griego y quiere decir literalmente "circular". Para nosotros, una encíclica es un documento solemne emanado desde la Santa Sede... una carta que escribe el Papa para toda la iglesia y todos los hombres de "buena voluntad". Su nombre siempre está escrito en latín y generalmente son las primeras palabras con las que comienza el documento.

Algunas de las Encíclicas Sociales ordenadas cronológicamente y con su autor.

 

  • León XIII 
  • ➢ Rerum novarum (sobre las cosas nuevas) sobre la cuestión social en 1891
  • Pío XI 
  • ➢ Quadragessimo anno* (a cuarenta años) sobre las cuestiones laborales en 1931
  • Juan XXIII 
  • ➢ Mater et Magistra (Madre y Maestra) sobre los campesinos en 1961 
  • ➢ Pacem in terris (Paz en la Tierra) en 1963
  • Pablo VI 
  • ➢ Populorum progressio (el progreso de los pueblos) en 1967
  • ➢ Octogesima Adveniens* (Ochenta Aniversario) Carta Apostólica sobre los nuevos problemas sociales en 1971.
  • Juan Pablo II 
  • ➢ Laborem Exercens (Ejercer el trabajo) sobre el trabajo del hombre en 1981
  • ➢ Sollicitudo rei socialis (Solicitud de la cosa social) temas sociológicos y metodológicos de la situación de la humanidad en 1988 
  • ➢ Centessimus annus* (Centésimo año) cosas nuevas de hoy en 1991, cuestiones agrícolas, 
  • ➢ Veritatis splendor en 1993, esplendor de la verdad 
  • ➢ Evangelium vitae de 1995, sobre la vida humana, evangelio de vida sobre el valor de la vida.

 

El interés social de la Iglesia


A la Iglesia Católica, le interesan las cosas sociales, porque en ellas interviene el hombre, imagen y semejanza de Dios. Por el hombre y su accionar en los quehaceres sociales, políticos, económicos, la Iglesia toma su vocación de profeta1 y se lanza al mundo para llevar su palabra oportuna y hacer su llamado hacia el respeto del hombre. Hacia el respeto de su integridad y de su dignidad, en busca de la promoción humana.

Si entendemos como cristianos que el mandato de Jesús fue que evangelizáramos a todos los hombres de todos los tiempos, tenemos la noble y delicada tarea de hacerlo, pero a la vez irrenunciable. Noble por ser los "portadores" del mensaje divino de salvación y delicada porque no podemos hacer "propio" ese mensaje y modificarlo a nuestro antojo. También irrenunciable, porque comprometidos como Cristo, con toda la humanidad, el silencio sería complicidad con la injusticia, complicidad con la corrupción, complicidad en definitiva con la "cultura de la muerte".

Podemos decir entonces que la DSI se basa en los valores evangélicos y como toda buena noticia debe "encarnarse" 2 en el corazón del hombre, para así, de esta manera, encarnarse en la sociedad.

Los valores evangélicos no son una carga para el cristiano, sino una forma de vida que libera de las ataduras del pecado, del materialismo, de la superficialidad, llamando al hombre a vivir más plenamente en unión con Dios a través de la justicia -que engendra paz- y del amor al prójimo. Verdadero amor al prójimo que señala y no impone, que respeta las diferencias de opinión y hace respetar las propias, que busca en definitiva la felicidad para todos los hombres.

La responsabilidad hoy de la Iglesia


Hoy, la sociedad toda, está bombardeada por un relativismo muy profundo que vino solapadamente entre los: "es lo mismo" y "dejalo pasar". El cristiano en general dejó de ocupar lugares, que como todo hombre tiene derecho y deber, el caso concreto de la política y de las instituciones sociales. Por consecuencia en esos lugares se fueron gestando ideas y pautas sin el aporte de justicia y de los valores que los cristianos podían hacer.

Hoy, como ayer, la Iglesia como comunidad de creyentes, debe y debemos jugarnos la vida por aquellos que menos tienen. Cada uno desde su lugar, desde lo que sabe hacer, desde lo aparentemente poco que a veces podemos dar...

Si, es cierto que tenemos la libertad para optar, pero para optar entre el bien y el bien... Porque el bien nos hace libres y nos hace solidarios...

Recordemos que el Reino de los cielos se hace AHORA, HOY, AQUÍ, en tu lugar de trabajo, de estudio, de juego, de diversión... El ser cristiano no es como la "pilcha" que nos cambiamos según la ocasión... El ser cristiano es siempre, es imborrable, es ineludible, porque llevamos dentro ese "pedacito" de Dios que nos empuja a hacer el bien..., en cuanto nos negamos a hacerlo comenzamos a caer en la infelicidad porque nos alejamos de nuestra vocación...

En relación a la Rerum Novarum que fue la primera encíclica de carácter social.


1 Todos estamos llamados a ser profetas y la característica del profeta reside fundamentalmente en dos cosas: anunciar y denunciar. Anunciar el mensaje de Dios revelado a todos los hombres respecto de lo que Él quiere de nosotros, y denunciar todo aquello que ataque al hombre en sus derechos y dignidad de hijos de Dios. 

Cuando el católico recibe la Palabra de Dios, tanto dentro de la celebración comunitaria de la Eucaristía por excelencia, que es la Misa; o tanto en su momento de oración privada, recibe en su corazón el precioso mandato de Jesús, al ponerlo en práctica en "su vida" está permitiendo que ese Jesús se meta en su corazón y actúe en su carne. 

Desde el comienzo, estos documentos eclesiales, fueron respuesta a las demandas y movimientos políticos de origen socialista y anarquista que influenciaba al mundo. De esta manera apoyaron los estudios sociológicos que realizaba el cristianismo sobre los derechos de los trabajadores, de los patrones, de los deberes de los mismos y sus relaciones. Al transcurrir el tiempo, tocaron también otros temas del quehacer humano y además sirvieron de inspiración para otros documentos de la Iglesia.

Por ejemplo la Rerum Novarum abogó por los derechos del obrero ante la explotación por parte del empresariado en el contexto de la Revolución Industrial, jornadas laborales de dieciocho horas, sueldos miserables que por consiguiente traían aparejado serios problemas habitacionales, y a eso se sumaba la explotación de las mujeres y los niños. Se comenzaba a crear una brecha de poderes y de diferencias sociales extenuantes, por lo tanto totalmente opuesta al llamado de justicia de Jesús entre los hombres. Ahí la Iglesia se vio en la necesidad de actuar a favor de los derechos del hombre de salario digno de libertad. 



   



 


Autor: H├ęctor a. Figueroa
Apuntes de clases.

SE PUEDE usar este material con toda libertad, citando la fuente.




www.discipulomisionero.com | Todos lo derechos reservados